Con la oposición de la industria, el nuevo etiquetado frontal en alimentos procesados ya es oficial y entrará en vigor paulatinamente; pese a todo, especialistas de nutrición y bienestar advierten que sería mucho mejor centrar las políticas públicas en los ingredientes de los productos y en la educación de la gente.

El nuevo etiquetado, consistente en octágonos negros con indicaciones de altos contenidos de grasas, azúcares y sodio, tiene el objetivo de combatir la epidemia de obesidad y las enfermedades relacionadas con ésta. Sin embargo, de poco servirá la medida si la gente ignora las advertencias y sigue consumiendo los alimentos y bebidas procesadas, afirmó Ade Alvarado, ingeniero en alimentos, health coach y fundador del Grupo Bien Ahora.

“No sirve de nada una ley, una imagen, un número, si las personas de todas formas no leen y no entienden, de nada sirve”, consideró en entrevista con Forbes México.

Para él, una de las vías para atacar la obesidad y mejorar la nutrición de los mexicanos debe ser  la educación, a fin de que las personas entiendan lo que están comprando y comiendo.

“El hecho de etiquetarlo de una manera más clara, con un señalamiento frontal, en términos generales, no resuelve el problema, tenemos que entender realmente cuáles son los ingredientes, cómo fue formulado, cuál fue el proceso de ese alimento, qué hay detrás de, no nos podemos quedar nada más con la imagen, con la máscara; lo que nos comemos es el alimento, no el empaque”, afirmó.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Otra vía para para combatir la obesidad es el diseño de políticas públicas que impulsen mejores ingredientes, sin tantos químicos y más naturales, por ejemplo, los alimentos orgánicos, consideró Alvarado, quien puso de ejemplo el caso de Dinamarca.

Ese país nórdico es famoso por su fuerte impulso a este tipo de comida y su gobierno presume tener el mercado orgánico más grande del mundo, ya que los alimentos orgánicos representan aproximadamente el 12% de las ventas minoristas de alimentos.

El especialista señaló que la población tiene conocer e involucrarse con los alimentos, empezando por los niños con contenido educativo en las escuelas, con programas y planes bien aterrizados, así como prácticas como siembra de huertos.

Lee también: Alimentos ‘chatarra’ en Chile, la inspiración de México para su nuevo etiquetado

Estímulo fiscal para alimentos saludables

Si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador ha descartado subir los impuestos a los productos procesados, el gobierno sí debería poner estímulos fiscales a la producción de alimentos sanos, consideró el conductor de televisión Marco Antonio Regil, quien ha ganado reputación en la comunidad enfocada en el bienestar por adoptar y promover la dieta basada en plantas, es decir, el veganismo.

Además de impartir conferencias y hablar del tema en sus redes sociales, el comunicador produce un podcast sobre bienestar integral; por su activismo, fue reconocido como el profesional con mayor impacto en el desarrollo de bienestar por los Bien Premios, galardones que entrega el Grupo Bien Ahora.

Regil, además, está por lanzar una marca de suplementos alimenticios de origen vegetal y narró a Forbes México que ha sido una tarea complicada por la obtención desde los ingredientes hasta el empaque por querer que éste sea sustentable.

“Parece que hay un complot, parece que el gobierno, la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), el mercado, los laboratorios… Si tú quieres sacar algo sano, a buen precio, está todo diseñado para que no lo saques”, advirtió.

Ante este escenario, demandó al gobierno federal la creación de un estímulo fiscal para todos los productores de alimentos saludables, pues en contraparte, la comida “chatarra” tiene ventajas.

“Todas las porquerías que están engordando, causando diabetes, obesidad, destrucción del planeta, tienen todas las facilidades. Es urgente, sale caro, el gobierno se puede ahorrar mucho dinero en atención pública, en seguridad, social, en medicinas, en cirugías, en tratar diabetes, cánceres, con una buena alimentación, pero mientras sigamos sin darle ningún tipo de ayuda a las frutas y verduras y los productos sanos y sigamos subsidiando la comida chatarra, pues cómo vamos a salir adelante”, expresó.

“Invito al gobierno mexicano a que ponga un estímulo fiscal para todas las cosas biodegradables, para todas las cosas orgánicas, para todo el tema de salud, las empresas que están dedicadas a la salud deberían tener un descuento fiscal, para qué, para que todos estén estimulados a producir cosas que son reciclables, que son sanas, que son buenas, que no estemos subsidiando porquerías”, solicitó Regil.

No te pierdas: Organizaciones internacionales piden no parar etiquetado en México

 

Siguientes artículos

Vacuna Covid-19
La vacuna de Moderna genera respuesta inmune en primeras pruebas en EU
Por

La candidata a vacuna, denominada ARNm-1273 registró una respuesta inmune en la fase 1 de prueba realizada a 45 particip...