Santiago de Chile.- Al entrar a algún supermercado de Chile, se pueden ver los anaqueles de botanas, galletas, dulces e incluso mayonesas y sopas con sellos de un tamaño considerable que advierten a los consumidores sobre el alto contenido en calorías, sodio y azúcares, así es como se podrían ver los productos empaquetados como alimentos ‘chatarra’ y bebidas endulzadas en México.

Este 1 de octubre, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular las reformas en las disposiciones de la Ley General de Salud, en materia de sobrepeso, obesidad y etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas.  Ahora será el turno del Senado para avalar, en su caso, dichas modificaciones.

El objetivo de esta reforma, que consiste en un etiquetado frontal con sellos, es combatir algunos padecimientos como el sobrepeso y la obesidad.

En anterior entrevista con Forbes México, Guido Girardi, senador por la República de Chile y autor de la iniciativa Ley de Etiquetado Nutricional y su Publicidad, comentó que, en dicho país, parte de la industria alimenticia ya reformuló sus productos.

Etiquetado de alimentos en Chile. Foto: Forbes Staff.

Etiquetado de alimentos en Chile. Foto: Forbes Staff.

“En Chile, ya el 20% de la industria reformuló. Lo del sello tiene muy poco tiempo. Recientemente este año entró totalmente en régimen la ley, porque le dimos tres años para llegar a la meta”, comentó.

De igual manera, señaló que la venta de bebidas gaseosas con azúcar ha disminuido en un 25% y en 20% en cereales con azúcar

“Los alimentos, a pesar de tener sellos, igual tienen menos azúcar”, agregó Guido Girardi.

Anaquel en supermercado de Chile. Foto: Forbes Staff.

Anaquel en supermercado de Chile. Foto: Forbes Staff.

Etiquetado de alimentos en Chile. Foto: Forbes Staff.

Lee también: Nuevo etiquetado de alimentos impactaría el clima de negocios: ConMéxico

Para el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), que agrupa a empresas como Bimbo, Coca-Cola Femsa, Kellogg’s y otras, este dictamen implica cambios que las compañías deberán costear.

Las modificaciones por parte de la industria “es un tema que en su momento las empresas tendrán que sufragar, en particular esto es importante para las pequeñas y medianas…el etiquetado no se puede estar cambiando a cada rato porque hay un proceso de aprendizaje y una inversión económica”, señaló Jaime Zabludovsky, presidente de ConMéxico.

En los últimos años, las 30 compañías agrupadas en dicho organismo han reformulado al menos 2,600 productos, con menos azúcar, sin grasas trans, porciones más pequeñas y con edulcorantes no calóricos.

De igual manera, los cambios en el actual etiquetado frontal de alimentos y bebidas por uno de sellos de advertencia resultaría poco transparente y podría impactar en el ambiente de negocios.

“Impactaría en el clima de negocios porque evidentemente este tipo de normatividad es confuso, opaco y no nos da certeza, pero es un intangible… Aunque la discusión para nosotros es cómo tener el mejor etiquetado posible y que el consumidor tenga la mejor información”, indicó por su parte Lorena Cerdán, directora de dicho Consejo, en  anterior entrevista.

Te recomendamos: Este será el nuevo ‘rostro’ de los empaques de alimentos y bebidas azucaradas

 

Siguientes artículos

Estas son las formas con las que Walmart quiere que le compres vía electrónica
Por

Walmart en México implementó una política interna para tener una agilidad para innovar en el comercio electrónico, a fin...