Crisis económicas y sanitarias como la de este 2020 por la pandemia de Covid-19 aumentan el consumo de fórmulas lácteas o sucedáneos de leche materna, lo cual únicamente es recomendable en casos muy específicos, advirtió Anabelle Bonvecchio Arenas, directora de Políticas y Programas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, autoridades del gobierno federal y Unicef México hicieron un llamado a la población para evitar el consumo de estos productos y a los gobiernos locales para evitar la entrega gratuita de estos productos por parte de empresas. 

La promoción constante de sucedáneos de la leche materna es un elemento que desalienta a las madres para seguir amamantando a sus hijos, afirmó Bonvecchio Arenas. 

Otro de los elementos que más inhiben que las madres mexicanas amamanten a sus hijos son las condiciones laborales del país, así como el poco apoyo de la familia a las madres

Te puede interesar: Lactancia materna como estrategia empresarial

Actualmente, el permiso por maternidad en los empleos formales es de 14 semanas, sin embargo, lo recomendado es un lapso mínimo de 24 semanas.

Además de ampliar este permiso materno, la especialista recomendó establecer un programa de apoyo social para las madres insertadas en trabajos informales para que puedan contar con este periodo vital para la recuperación de la madre y la atención del niño.  

Las autoridades sanitarias del país recomiendan la lactancia materna como práctica exclusiva durante los primeros 6 meses de vida de los menores y convertirla en alimentación complementaria hasta los dos años de vida. 

La directora de INSP también señaló que hasta el momento no existe evidencia de que una madre infectada por Covid-19 contagie a su hijo a través de la lactancia, pero en todo caso se recomienda llevar a cabo este proceso con cubrebocas y posterior al lavado de manos. 

Descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México