Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex durante la administración de Enrique Peña Nieto, ofreció un cargo público a Luis Alberto M., representante de Odebrecht en México, cuando era coordinador de campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Así lo señaló la Fiscalía General de la República (FGR) durante esta segunda segunda audiencia de Lozoya, que enfrenta cargos por delitos de manejo de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho, por su participación en la trama de sobornos internacionales de la empresa  brasileña Odebrecht. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La FGR señaló que  cuando Lozoya Austin era coordinador de campaña presidencial en 2012 también prometió al entonces representante de Odebrecht en México sería favorecido con contratos gubernamentales en caso de ganar. 

Lee también: Inicia audiencia de Lozoya, ahora por corrupción ligada a Odebrecht

“Y así fue en los estados de Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas”, señaló la FGR como parte acusadora. 

Además apuntó que el acusado recibió 10.5 millones de dólares que transfirió a cuentas de su hermana Gilda Lozoya, su madre Margarita Austin y su esposa. 

También se le imputa el delito de cohecho por reunirse con representantes de la empresa brasileña cuando ya era director de Pemex y estos le solicitaron su apoyo para ser beneficiados con contratos de obras públicas. 

El ex director de Pemex, que solicitó que durante la audiencia sus datos queden reservados y por lo que se dirigen a él como “ERLA”, declaró que al aceptar su extradición pretende colaborar con las autoridades mexicanas y solicitó desactivar la orden de aprehensión en su contra por el caso Odebrecht.

Descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México 

Además reiteró que en relación a los hechos que se le imputan fue “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado” y manifestó que denunciará a las personas responsables de estos hechos y los beneficiarios de los mismos. 

La audiencia se lleva a cabo a través del sistema de video conferencias debido a las restricciones de distanciamiento social que impone la pandemia por Covid-19, además de que el acusado se encuentra internado en un hospital privado debido un supuesto delicado estado de salud. 

La sesión es privada y de la misma forma que ocurrió ayer con la audiencia por el caso de Agronitrogenados, los medios de comunicación tienen acceso a los detalles de ésta a través de un grupo de mensajería habilitado en WhatsApp coordinado por el Consejo de la Judicatura Federal. 

Te puede interesar: Preocupa falta de transparencia en el proceso del caso Lozoya

 

Siguientes artículos

cártel jalisco
Cártel Jalisco promete “paz” a Guanajuato tras caída del Marro
Por

La disputa entre ambas organizaciones ha convertido al industrial estado de Guanajuato en el más violento de México desd...