Fondos de inversión, comunidad empresarial y organizaciones del sistema de emprendimiento miran en Nuevo León el nacimiento de una camada de emprendedores dispuesta a conquistar el mercado mexicano y el extranjero.

 

Hace casi siete años, la violencia se convirtió en el panorama que dibujaba diariamente las calles de Nuevo León. Los empresarios eran víctimas del crimen organizado y el desarrollo emprendedor vivía una pausa prolongada.

En cinco años, la tasa de homicidios en Nuevo León registró un incremento 10.9 veces mayor que en otras entidades del resto del país, al pasar de 3.8 en 2006 a 44.8 defunciones por homicidio por cada 100,000 personas en 2011, revelan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

PUBLICIDAD

Hoy, los muros de las zonas industriales se dan un respiro del tiempo más álgido de la violencia.  La sociedad nuevoleonesa cambió su paisaje y en los muros de algunas empresas se pueden ver imágenes como la de Steve Jobs, fundador de Apple, acompañadas de frases que invitan a innovar en los negocios.

“Nuevo León siempre se había caracterizado por ser un estado muy tranquilo, y lo bueno de esto es que ahora vuelve a tener un clima de seguridad más estable para el desarrollo de los emprendedores”, asegura Alicia García, directora de Endeavor en la entidad del norte del país.

Sin embargo, en el territorio donde nacieron empresas como Cementos Mexicanos (Cemex) y Fomento Económico Mexicano (FEMSA) emerge una nueva generación de empresarios que ven en la innovación su principal aliado.

“Nuevo León está pasando por una etapa de reinvención, en donde la industria sigue siendo una parte fundamental, pero los emprendedores estamos redirigiendo la estrategia y el blanco hacia el siglo XXI, en donde ciudades como Monterrey se están dando cuenta de que la tecnología y el mundo digital serán fundamentales en el desarrollo del país”, asegura Arturo Galván, director y fundador de la empresa Naranya.

El apoyo del sector empresarial, el impulso de universidades como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), así como la presencia de inversionistas y su cercanía con Estados Unidos, operan la consolidación del ecosistema emprendedor que aspira a dotar a México de una nueva cuna de emprendedores de alto impacto en el país.

 

Un siglo de negocios

El desarrollo empresarial de Nuevo León podría resumirse en la historia de empresarios que se ha escrito durante más de 100 años en el desarrollo de negocios pioneros en la industria del acero, del vidrio, el cemento y el consumo.

La diversidad industrial de la región ha atraído a más de 2,200 empresas extranjeras, mientras que 10 de las 20 compañías más importantes de México se concentran en Monterrey. Además cuenta con  tres de las universidades más importantes de Latinoamérica.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Nuevo León ascendió a más de un billón de pesos en 2012, con lo que aportó 7.2% al PIB nacional, según datos de la Secretaría de Economía.

Hasta ahora, la industria manufacturera ha sido el estandarte económico del estado del norte, pero existen piezas que comienzan a impulsar el desarrollo de nuevos sectores, como el de la tecnología. Ésa es la nueva apuesta del sistema emprendedor.

Para Rogelio de los Santos, director general de Alta Ventures México, el desarrollo de negocios se ha dado gracias a que reúne varios elementos atractivos para los emprendedores: acceso al talento profesional, financiamiento y una red eficiente que permite la distribución de los productos.

Desde 2010, en Nuevo León se han generado iniciativas como la reunión Monterrey Venture Capital Conference, que organizó el Tecnológico de Monterrey y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y que analizó las formas de potenciar las fortalezas del estado a través del capital privado.

Rogelio de los Santos es uno de los empresarios que se ha dado a la tarea de emprender ocho proyectos de negocio, así como de apoyar desde Alta Ventures el desarrollo de nuevos negocios que presentan ingresos menores a los 10 millones de dólares (mdd).

De febrero de 2011 a la fecha ha invertido en 25 compañías un monto de 30 millones de dólares (mdd), el cual podría ampliarse hasta los 70 mdd en el mediano plazo, en donde las inversiones no sólo se limitan a los proyectos nacidos en Nuevo León, sino que su labor de financiamiento ha impactado a emprendedores que provienen de la Ciudad de México, Cancún y otras ciudades del país, como también de América Latina, en donde algunos mexicanos operan sus modelos de negocio.

“Siempre tratamos de invertir en innovaciones que tengan un impacto en el mercado mexicano y a través de México en el mercado latinoamericano”, explica Rogelio.

Y los primeros frutos del esfuerzo han comenzado a tomar forma. Nuevo León cuenta con una base de emprendedores que comienzan a llamar la atención del país y del mundo.

Empresas como Softtek, que capitanea la regiomontana Blanca Treviño, han mostrado que la nueva vocación tecnológica es posible para otras compañías que quieran despegar desde Monterrey.

Pero no es la única historia…

 

Dos caminos para emprender

La organización global Endeavor ha tomado la batuta en las diversas acciones que buscan impulsar el desarrollo de nuevos emprendedores en su capítulo Nuevo León.

Actualmente, Endeavor apoya 60 emprendimientos a nivel nacional, de los cuales 11 provienen de Nuevo León, y que se enfocan en sectores como el de telecomunicaciones, agroindustria, ahorro de energía y salud.

Naranya y Barared son dos proyectos de emprendedores que forman parte de la nueva generación de empresarios regiomontanos.

Naranya es una de las empresas pioneras en la oferta de servicios enfocados a la tecnología móvil en México, la cual cuenta con presencia en países como  Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Panamá, Colombia, Guatemala y República Dominicana.

“Hemos desarrollado, a partir de la tecnología, muchos productos y servicios llenos de innovación a lo largo de 12 años”, dice Arturo Galván.

El emprendedor reconoce que el sistema emprendedor de Nuevo León ha contribuido a consolidar el éxito en la operación de su empresa, y que cuenta con el suficiente desarrollo para impulsar nuevas compañías que participen en la economía digital.

Pero no sólo crear riqueza es el objetivo que persiguen los nuevos empresarios a través de la tecnología. Llevar a las empresas tradicionales a la competencia global es una de sus metas.

Barared se ha acercado a las misceláneas y farmacias para que, con ayuda de las telecomunicaciones, los pequeños negocios agreguen servicios bancarios que les permitan mantenerse en competencia en negocios como Oxxo.

“Es importante dejar claro que no se reinventan los negocios sin competencia, sino que siempre la competencia resultará importante para lograrlo, y en ese sentido Nuevo León ha aportado muchísimo”, asegura José González, CEO y fundador de Barared.

Sin embargo, los dos emprendedores aseguran que hay elementos pendientes en la hoja de ruta del emprendimiento en Nuevo León.

 

La ruta

Monterrey se encuentra en la posición 16 entre las ciudades de la República Mexicana con mayor facilidad para abrir un negocio, según la edición 2014 del Doing Business in México que elabora el Banco Mundial.

Aunque ese lugar resulta más favorable que el de otras ciudades, como resultaría el caso de la Ciudad de México, que se ubica en el último escalón, aún hay factores regulatorios que podrían favorecer el desarrollo de nuevas empresas en Monterrey y en todo Nuevo León.

“Tiene un problema Nuevo León, porque seguimos viviendo, por desgracia, en un país en donde se encuentran centralizadas muchas de las decisiones que implican un tema con alguna autoridad, y la realidad es que el centralismo que se vive todavía es un estorbo, porque por un lado se puede innovar, pero con el tema de las autoridades es un problema, porque siempre tienes que ir a empujar a otras partes”, explica José González, de Barared.

A pesar de los pendientes, para el sistema emprendedor que se desarrolla en Nuevo León apenas inicia la etapa de consolidación. En la tercera semana del próximo septiembre, los diferentes  organismos que impulsan a los emprendedores del estado se darán cita en el Planetario Alfa para unir fuerzas y establecer estrategias conjuntas que mejoren el ambiente de negocio.

“Tenemos que darnos a conocer y crear un poco de ese ruido que demuestre que estamos unidos y somos parte de una cadena de apoyo”, dice Alicia, de Endeavor.

La perspectiva económica estable del país y el impulso que pueden brindar las reformas estructurales aprobadas por la actual administración invitan a los emprendedores de Nuevo León a apresurar su desarrollo.

“Debemos de tener claro que las oportunidades las debemos tomar  las empresas mexicanas o las van a tomar personas de afuera. Por eso tiene que haber agresividad por parte de los grupos mexicanos y a su vez de los emprendedores nacionales”, dice el capitán de Venture Capital.

Rogelio de los Santos sabe que Monterrey tiene mucho que decir  a los emprendedores mexicanos y mostrarles una lección para dar el siguiente paso: “Todos los actores del ecosistema de emprendimiento e innovación están encontrando y promoviendo cada vez más una cultura de abundancia que trata de apoyar al prójimo y también una cultura de pensar que la pueden hacer en grande, es decir, que pueden impactar de forma importante no sólo localmente, sino a nivel global.”

 

 

Siguientes artículos

Viejos, enfermos y pobres, ¿el futuro de los mexicanos?
Por

 Existen acciones que puedes poner en práctica para vivir un retiro decoroso; algunas, incluso, no tienen que ver con di...