La influencia de los países en la escena internacional tiene que ver con el peso que tienen en la economía, la ciencia, las artes, el deporte y la cultura, algo que finalmente es un logro de instituciones, organizaciones y, en última instancia, de esas personas que hacen posible las cosas y que toman una posición que los lleva a hacer una diferencia. Manuel Medina Mora, el llamado “Señor México” de Citigroup, así vivió.

Dirigir, en su momento, al que llegaría a ser el banco más grande de México, así como ser parte del consejo de su consejo a nivel global, están entre los grandes logros de Manuel Medina Mora.

Lee: Muere el banquero Manuel Medina Mora

Su trayectoria como banquero en momentos clave de la transformación de la industria en México -que van desde la reconfiguración del sector después de la crisis del peso de 1995, su crecimiento en un ambiente de recuperación, el movimiento del sector hacia un marco normativo y regulatorio “estado del arte”, así como finalmente su internacionalización-, hablan por sí mismas y describen el paso de Medina Mora por Banamex y Citigroup.

El proceso de adquisición de Banamex por parte de Citigroup fue la primera gran consolidación del sector financiero y bancario de México, que marcaría la pauta para el proceso que vendría después con otros actores y jugadores clave de la industria.

Medina Mora, tercera generación de una familia de banqueros, si bien fue siempre un hombre que estuvo haciendo cosas importantes, con liderazgo, poniendo el nombre de México en alto, tomando posiciones al más alto nivel dentro de Citigroup y a nivel regional en América Latina, también enfrentó reveses y problemas en su carrera.

Como hombre de México, de su tiempo y de su época, enfrentó con valentía crisis internas de Citigroup en la operación mexicana. Y al toro por los cuernos, enfrentó lo que tuvo que enfrentar con responsabilidad dando siempre la cara. Reveses en temas como lavado de dinero y préstamos incobrables afectaron los resultados de la operación mexicana, mismos que enfrentó asumiendo la responsabilidad última y que lo llevaron a acelerar su retiro.

Lee también: Los principios de Manuel Medina Mora en la última etapa de su vida

Dicen que la forma es fondo y Medina Mora así jugó hasta el final.

Diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), asumió su condición con la misma valentía que enfrentó siempre su impresionante carrera. Así, decidió hacer pública su condición al poco tiempo de conocerla, con humildad y con una fuerte dosis de realismo y valentía. Sabedor de que no había cura y que vendrían tiempos difíciles, tomó la determinación de retirarse de la vida pública.

En tiempo en los que se requiere un gran liderazgo en nuestro país, dar la cara y hacerse responsable por los resultados asumiendo responsabilidad plena por aciertos y errores, así como lo que le tocó vivir, es quizá el gran legado que deja el “Señor México”.

 

Contacto:

Correo: [email protected]thecatalist.org

Twitter: @MxPiensaMas

Facebook: JFloresKelly

Páginas web: México Piensa Mas / elcatalista

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Seguridad, la demanda de comercios e internautas
Por

Los defraudadores en línea afectan de manera importante el desarrollo del comercio electrónico en nuestro país, abonando...