Reuters.- Los operadores de café robusta, que en mayo vieron cómo los precios alcanzaban máximos de 15 años, temen que la oferta del grano amargo utilizado para hacer café instantáneo siga siendo escasa hasta el año que viene.

Brasil, el tercer exportador mundial, ya ha comenzado a recoger su cosecha de 2023/24, y los operadores habían depositado sus esperanzas en que el país cubriera el déficit provocado por la escasa oferta procedente de Asia.

La agrupación brasileña de exportadores de café robusta Cecafe se mantiene optimista sobre las perspectivas de exportación y afirma que deberían aumentar notablemente en la segunda mitad del año.

Sin embargo, los operadores y expertos afirman que la oferta de robusta es tan escasa en Asia que incluso 3 millones de sacos exportados desde Brasil -el límite superior de sus previsiones- podrían no ser suficientes para cubrir la brecha.

“Si hubiera 5 millones de sacos (de exportaciones de café robusta de Brasil) podría (ver) una caída de los precios, pero siendo realistas, vamos a ver una escasez sin precedentes que se prolongará hasta el próximo año”, dijo un analista de café en una casa de comercio mundial.

Lee más: Comerciantes de café depositan esperanzas en Brasil ante aumento del robusta

Escasez y aumento de precios de café robusta

La escasez se produce cuando el principal exportador, Vietnam, prácticamente se ha quedado sin existencias para enviar esta temporada, mientras que se espera que la próxima cosecha del segundo exportador, Indonesia, sea decepcionante.

Brasil exporta aproximadamente la mitad de café robusta que Indonesia y una décima parte que Vietnam.

Indonesia, al igual que Brasil, ha comenzado a recoger su cosecha de 2023/24, pero se espera que la producción caiga un 20% interanual, según el Servicio Agrícola Exterior (FAS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Aunque el FAS prevé un aumento del 5% en la producción de Vietnam en la temporada 2023/24, que va de octubre a septiembre, considera que las exportaciones alcanzarán su nivel más bajo en tres años, con sólo 27.5 millones de sacos.

Otro factor que impulsa los precios del café robusta es el aumento de la demanda de un grano que es más barato que el arábica y puede sustituirse en las mezclas, algo que los tostadores han estado haciendo a gran escala, ya que los precios del arábica han sido elevados durante dos años consecutivos.

“Cuando se cambia una mezcla, el cambio no es tan sencillo. Se produce a lo largo de un periodo de tiempo. Creo que el consumo de robusta es mucho mayor de lo que muchos suponen”, afirma un comerciante europeo.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

 

Siguientes artículos

reforma pensiones fondo AMLO
La OIT dice que el mercado laboral resiste la ‘policrisis’ y el paro global baja una décima
Por

La OIT matiza que a los 191 millones de parados hay que sumar otros 262 millones de personas que quieren trabajar, pero...