El magistrado dictaminó que Argentina debe llegar antes a un acuerdo con fondos, que obtuvieron una sentencia judicial favorable de Griesa para ser compensados con 1,330 millones de dólares.

 

Reuters

NUEVA YORK – El magistrado estadounidense Thomas Griesa ordenó el viernes a Argentina y a sus acreedores, conocidos como “holdouts”, retomar las negociaciones para buscar una solución a la disputa por la deuda incumplida que hundió al país sudamericano en un default.

PUBLICIDAD

Mientras se desarrollaba la audiencia convocada por el juez de distrito de Nueva York Griesa, un comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, por su sigla en inglés) declaró el default como un “evento crediticio”, disparando el pago de seguros contra la cesación de pagos valuados en aproximadamente 1,000 millones de dólares (mdd).

Argentina cayó en su segundo default en 12 años en la medianoche del miércoles, luego de que fracasaron negociaciones de última hora con los “holdouts” para conseguir que Griesa levantara un bloqueo que le impide honrar títulos emitidos bajo leyes extranjeras valuados en 29,000 mdd.

El magistrado dictaminó que Argentina debe llegar antes a un acuerdo con los fondos liderados por NML y Aurelius, que obtuvieron una sentencia judicial favorable de Griesa para ser compensados con 1,330 millones de dólares más intereses por el default del país sudamericano en el 2002.

El Gobierno argentino, que califica a estos fondos de “buitres”, ha dicho que no puede cumplir con la sentencia ni llegar a un acuerdo con los demandantes porque se lo impide una cláusula en las reestructuraciones de deuda que realizó en el 2005 y el 2010.

En la audiencia, Griesa ordenó a las partes volver a sentarse a la mesa de negociaciones porque un arreglo es “el único camino” para resolver la disputa.

El magistrado también defendió el rol del mediador judicial Daniel Pollack, al cual Argentina ha acusado de parcialidad e incompetencia.

Griesa además se mostró enojado con el Gobierno argentino por haberlo acusado de ser un “agente de los fondos buitres”.

“La República Argentina ha hecho afirmaciones en público que han sido altamente engañosas y esto tiene que parar”, afirmó el magistrado de 83 años.

Los activos argentinos profundizaron sus bajas tras la decisión del ISDA, pero después recortaron parcialmente las pérdidas. El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires retrocedía un 2.8%  tras llegar a caer más del 3.5% en la jornada.

Los bonos en dólares en el mercado extrabursátil de Buenos Aires perdían en promedio un 1.2%.

En las negociaciones que se llevaron a cabo el mes pasado en Nueva York, Argentina le reiteró a Pollack que no podía cumplir con la sentencia debido a que recibiría demandas por cientos de miles de millones de dólares de los tenedores de bonos reestructurados.

La cláusula que le impide al país ofrecer a los “holdouts” mejores términos que los ofrecidos en los dos canjes de deuda expira a fines de diciembre.

Medios de prensa dijeron que un grupo de banco privados liderados por JP Morgan estaría negociando con los “holdouts” adquirir sus títulos en default para destrabar la situación. Un portavoz del banco no quiso comentar las informaciones.

Argentina ha negado que haya entrado en default en la noche del miércoles, cuando venció el periodo de gracia para que los tenedores de sus bonos Discounts recibieran el pago de un cupón que venció a fines de junio.

El país asegura que su responsabilidad finalizó cuando depositó en tiempo y forma 539 millones de dólares en las cuentas en Buenos Aires del agente de pago del título, el Bank of New York Mellon (BONY).

El BONY luego no pudo transferir los fondos al extranjero por el bloqueo de Griesa, quedando el dinero atrapado en un limbo legal.

Las agencias Standard & Poor’s y Moody’s colocaron las calificaciones de Argentina en default selectivo.

 

Siguientes artículos

Portugal estudia ayuda pública para Espírito Santo
Por

El BES probablemente necesite 3,000 millones de euros tras pérdidas de 3,600 millones de euros anunciadas el miércoles,...