Parece que el país vasco está en la avanzada de la protección de las mujeres en cuanto a su calidad de vida y cómo viven. Y este es uno de los objetivos del decreto de habitabilidad que ultima la administración de Iñigo Urkullu.

La iniciativa pretende ser pionera en exigencias de género para la autorización obras de infraestructura en cuanto a viviendas familiares, planteando que a partir la puesta en vigor de la norma, estarán prohibidas las cocinas minúsculas, las que impiden que dos personas puedan estar al mismo tiempo en ella.

La lista de exigencias que impondrá a las futuras construcciones que se realicen en Euskadi en lo relativo a las cocinas, de acuerdo a El Independiente, harán foco en el aislamiento de las mujeres de acuerdo a los promotores de la Consejería de Vivienda que gestiona el socialista, Iñaki Arriola.

El decreto vasco incluye, por primera vez, criterios de accesibilidad, salubridad y sostenibilidad, en la que busca ser la primera norma autonómica de habitabilidad en el territorio.

El documento que ultima la consejería de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, en manos del PSE, de acuerdo al informe “considera que la distribución que se plantee en un piso puede contribuir a eliminar o reducir esa percepción para la mujer en cambio favorecer la convivencia de la pareja”.

En esta línea la normativa reza que la exigencia mínima para autorizar una cocina era de 5 metros cuadrados, requisito que se ampliará a 7 bajo la premisa de que a más espacio, mayor posibilidad de que una pareja comparta y conviva en ese espacio.

Lee también: Aerolínea Thomas Cook quiebra y deja varados a 600,000 en todo el mundo

 

Siguientes artículos

Tandas-del-bienestar
México se coloca como el segundo país con más sobornos de Latinoamérica
Por

La policía es la insitución a la que se pagan más sobornos en México, indica el Barómetro Global de la Corrupción de Tra...