A medida que entramos en la nueva década, los países asiáticos han establecido firmemente su liderazgo en el Índice de Pasaportes Henley, la clasificación original de todos los pasaportes del mundo de acuerdo con el número de destinos a los que sus titulares pueden acceder sin una visa previa.

Por tercer año consecutivo, el índice ideado por Henley & Partners ubica a en el primer puesto a Japón en base a datos exclusivos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), con el más alto puntaje de visado.

Singapur se aferra ocupa el segundo lugar con un puntaje de 190, mientras que Corea del Sur baja un tercer puesto junto a Alemania, dando a sus titulares de pasaportes acceso sin visa a 189 destinos en todo el mundo.

Estados Unidos y el Reino Unido continúan su trayectoria descendente en las clasificaciones. Si bien ambos países permanecen en el top 10, su posición compartida en el octavo lugar es una disminución significativa desde el primer lugar que ocuparon conjuntamente en 2015.

En otro lugar en el top 10, Finlandia e Italia comparten el cuarto lugar, con un puntaje de 188, mientras que Dinamarca, Luxemburgo y España juntos ocupan el quinto lugar, con un puntaje de 187.

La historia de éxito histórico del índice sigue siendo el ascenso constante de los Emiratos Árabes Unidos, que ha escalado 47 lugares notables en los últimos 10 años y ahora se ubica en el puesto 18, con un puntaje de 171, con o sin visado a la llegada.

En el otro extremo del espectro de libertad de viaje, Afganistán sigue en la parte inferior del índice, ya que sus ciudadanos solo pueden visitar 26 destinos sin visado.

El Dr. Christian H. Kaelin, presidente de Henley & Partners e inventor del concepto de índice de pasaporte, dice que la última clasificación proporciona una visión fascinante de un mundo que cambia rápidamente.

El dominio de los países asiáticos de los primeros lugares es un argumento claro para los beneficios de las políticas de puertas abiertas y la introducción de acuerdos comerciales de beneficio mutuo.

En los últimos años, hemos visto al mundo adaptarse a la movilidad como una condición permanente de la vida global.

Las últimas clasificaciones muestran que los países que abrazan esta realidad de puertas abiertas están prosperando, con sus ciudadanos disfrutando de un poder de pasaporte cada vez mayor y la variedad de beneficios que conlleva”.

Como muestra la investigación en curso, estos beneficios son extensos. Utilizando datos históricos exclusivos del Índice de Pasaportes Henley, los investigadores de ciencias políticas Uğur Altundal y Ömer Zarpli, de la Universidad de Syracuse y la Universidad de Pittsburgh, respectivamente, han descubierto que existe una correlación muy positiva entre la libertad de viaje y otros tipos de libertades, desde el punto de vista económico.

Altundal y Zarpli observan que “existe una correlación clara entre la libertad de visado y la libertad de inversión, por ejemplo. De manera similar a la libertad comercial, los países que tienen un alto rango de libertad de inversión generalmente tienen pasaportes más fuertes. Estados europeos como Austria, Malta y Suiza muestran claramente que los países con un entorno favorable para los negocios tienden a obtener una puntuación alta en lo que respecta al poder de los pasaportes.

Lee también: Gobiernos estatales deben justificar 46 mdp: Función Pública

 

 

Siguientes artículos

Economía mexicana no ha crecido en las últimas 4 décadas: Herrera
Por

El secretario de Hacienda indicó que el objetivo a corto plazo del gobierno es atenuar la volatilidad del ciclo económic...