Una ‘tormenta perfecta’ azota a Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el aniversario número 82 de la expropiación petrolera promovida por el expresidente Lázaro Cárdenas.

En primer lugar, sus resultados financieros arrojan números rojos. Luego su producción de hidrocarburos ha tenido problemas para estabilizarse. A estos dos factores se suma un violento desplome de los precios internacionales del petróleo.

Durante 2019, la compañía estatal que dirige Octavio Romero Oropeza perdió 346,135 millones de pesos (mdp), casi el doble de las pérdidas observadas durante 2018, debido a menores ingresos de ventas, principalmente por menores exportaciones de petróleo crudo y una elevada carga fiscal, de acuerdo con sus resultados financieros enviados a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Pemex ha intentado estabilizar su producción petrolera pero ha fracasado en alcanzar sus metas, y aunque cuenta con 20 campos prioritarios para alcanzar este objetivo, todos enfrentan retrasos en la perforación de pozos principalmente por la falta de plataformas, mal clima y problemas operativos.

Casi tres meses después, una pandemia de Coronavirus ha desplomado los precios de la mezcla mexicana de exportación a su nivel más bajo en 18 años, con un precio de 18.78 dólares por barril.

“2020 es la tormenta perfecta tristemente para México y Pemex”, declaró el analista de la consultora energética Welligence Analytics, Pablo Medina.

Dicho plan es “completamente inservible”, según el analista, pues con una referencia Brent de 35 dólares por barril, cuya diferencia con la mezcla mexicana de casi 10 dólares más,  80% de los campos de la empresa productiva del Estado generan pérdidas.

La Secretaria  de Hacienda ha contratado coberturas petroleras para proteger a la mezcla, pero la estimación es que corresponda al 30% de la exportación más 15% adicional por parte de Pemex, por lo que sigue expuesto a los golpes de los  mercados internacionales.

Ante un deterioro de su salud financiera, la empresa mexicana enfrenta una degradación de sus notas crediticias por parte de las calificadoras de riesgo Moody’s, S&P y Fitch Ratings.

“Pemex enfrenta la pérdida del grado de inversión si no se cambia el rumbo bastante rápido”, declara el analista.

La empresa petrolera es la más endeudada del mundo, con un un pasivo financiero por 105,200 millones de dólares al cierre de 2019. Este nivel de endeudamiento se alcanzó durante el sexenio del priista  Enrique Peña Nieto tras la crisis en la industria petrolera en 2016, y aunque el gobierno de López Obrador ha realizado refinanciamiento y abierto líneas de crédito bancarias, la cifra solo se redujo poco más de 1%.

López Obrador y Rocío Nahle, secretaría de Energía, han insistido en una política de soberanía energética que no aumente la participación de empresas privadas que compitan con Pemex, pero han afirmado que respetarán los contratos petroleros otorgados en la pasada administración.

“Pemex no tiene para donde hacerse, solo si se cambian los planes actuales y se toman decisiones radicales, sin ideología”, agrega Medina.

Lee también: EXCLUSIVA: Sener cuenta con proyecciones de Talos y Pemex sobre Zama

 

Siguientes artículos

aerolíneas avión
Aeroméxico e Interjet envían aviones a Perú para repatriar a mexicanos varados
Por

Las aerolíneas enviarán 3 aviones a Perú para repatriar a centenas de viajeros mexicanos que se quedaron varados en esa...