“No es necesario llegar a hablar de una perspectiva recesiva, pero todo anuncia que se está entrando en un camino recesivo, y eso es lo que los CEOs perciben”, mencionó Bob Moritz, presidente global de Pricewaterhouse Coopers, durante la presentación de la 23ª encuesta anual de CEOs alrededor del mundo.

Si bien en su edición pasada de su encuesta, PwC reveló un nivel de optimismo con respecto al crecimiento económico mundial. Pero este este año se reportó un nivel récord de pesimismo entre los mandamases de las empresas.

Por primera vez, más de la mitad de los CEOs encuestados cree que la tasa del Producto Interno Bruto (PIB) mundial disminuirá. Esta precaución se ha traducido en la baja confianza de los directivos en sus propias perspectivas organizacionales.

Solo el 27% de los CEOs a nivel global son “muy confiados” en sus perspectivas de ingresos crecimiento en 2020, un nivel bajo no visto desde 2009.

No obstante, Moritz especificó que el “79% de los CEOs de EU son positivos respecto del crecimiento que tendrán en los 12 próximos meses”.

Hay que mencionar que la encuesta, que arroja luz sobre los desafíos y oportunidades que enfrentan las empresas hoy en día, se ha convertido en uno de los aspectos más destacados de los medios en la víspera de Davos.

¿Qué está nublando la vista desde la parte superior de las organizaciones? En una palabra, la incertidumbre. La 23ª encuesta anual de CEOs, se llevó a cabo en septiembre y octubre de 2019, centrada en las ideas de los CEOs en las siguientes áreas prioritarias: crecimiento, regulación de tecnología, mejora de habilidades y cambio climático.

Te puede interesar: 
El peligro real es que políticos y CEOs simulan actuar vs. cambio climático: Thunberg

Incertidumbre

No importa dónde miren los CEOs o desde dónde están mirando, el camino a seguir está lleno de incertidumbre. Y la incertidumbre pesa sobre el crecimiento.

En los últimos dos años, el porcentaje que cree que el crecimiento del PIB mundial disminuirá aumentó de 5 a 53%. En cada región, informan un mayor pesimismo.

Y en casi todas las regiones, muestran que disminuyó significativamente la confianza en su crecimiento de los ingresos de 12 meses después. No obstante, las perspectivas de líderes son más optimistas sobre el panorama para los próximos tres años; sin embargo, los niveles de confianza todavía están en un nivel bajo no visto desde hace años.

La sobrerregulación sigue siendo la principal amenaza, pero la preocupación también aumenta por la incertidumbre del crecimiento económico, en particular, así como nuevos conflictos comerciales, cambio climático y ciberamenazas.

Las incógnitas en todos estos frentes nublan a los CEOs la perspectiva en el camino por venir.

Lee ahora: FMI recorta de nuevo la expectativa de crecimiento económico para México

Barreras en el ciberespacio

Internet, el gran conector global y democratizador de la información, ahora se enfrenta a las consecuencias involuntarias y peligrosas de lo que otrora fue solo una promesa.

Sin un marco global efectivo que pueda gobernar prácticas o controlar ataques a la tecnología digital, la mayoría de los CEOs encuestados prevén una creciente legislación en torno al contenido en línea, privacidad de datos y tecnología dominante en diversas plataformas.

Como resultado, es probable que internet se volverá más dividida. La reacción contra el modelo dominante de internet global, que todo lo abarca y todo lo sabe, es un desarrollo esperado, y puede conducir a un camino hacia adelante que es una vez más apuntalado por cierto sentido común en las normas regulatorias.

Si la economía global enfrenta la plena promesa de la Cuarta Revolución Industrial, un mayor nivel de coordinación en estos temas será necesaria.

Lee también: Foro Económico Mundial: el cambio climático es el principal ‘riesgo global’

Mejorar o no mejorar, ya no es la pregunta

Hay correlaciones entre el progreso de mejora de habilidades, optimismo económico y confianza en los ingresos.

Además, los CEOs han comenzado a darse cuenta de las recompensas, como una cultura corporativa más fuerte, mayor innovación y mayor productividad de la fuerza laboral.

Los más avanzados en el viaje de estas mejoras citan la retención de empleados como el desafío principal, mientras que aquellos que recién comienzan el proceso encuentran motivación y falta de recursos como mayores obstáculos.

Una realidad es clara: aumento en automatización, cambios en la demografía y las nuevas regulaciones harán que sea mucho más difícil a las organizaciones la atracción y retención de los expertos y el talento que necesitan para mantener el ritmo de la velocidad de cambio tecnológico. Tendrán que crecer su propia fuerza laboral futura.

Cambio climático

La marea del crecimiento ha traído al cambio climático. Organizaciones de todo el mundo están comenzando a reconocer sus riesgos e incluso sus oportunidades potenciales.

En comparación con hace diez años, los CEOs de hoy son mucho más propensos a ver los beneficios de ir a lo “verde”, como ventaja de reputación, nuevas oportunidades de productos y servicios, e incentivos gubernamentales o financieros.

Mirando los resultados a nivel regional, hay algunos esperados y otros preocupantes.

Las organizaciones de Europa occidental y Asia Pacífico están más adelantadas en la evaluación de riesgos de transición hacia una economía más verde, que no es sorprendente, dados los compromisos de los gobiernos a la sostenibilidad en ciertas regiones.

Por el contrario, en el Medio Oriente, donde las economías son más expuestas a la progresión global de manejar energías limpias, las organizaciones están relativamente atrasadas en evaluar los cambios que probablemente resulten de un futuro bajo en carbono.

Aquí puedes consultar la encuesta anual a CEOs, de PwC.

Lee también: Los retos y tipos de liderazgo de un CEO

 

Siguientes artículos

Huawei paga 26,000 dólares por replicar apps de Android a su sistema operativo
Por

La iniciativa costará a Huawei poco más de 26 millones de dólares, sin embargo, para la firma es un precio bajo si consi...