Reuters.- El proveedor de energía PG&E Corp solicitó este martes la protección voluntaria de bancarrota del Capítulo 11, debido a las responsabilidades derivadas de los incendios forestales en el norte de California en 2017 y 2018.

El propietario de la mayor empresa eléctrica de EU presentó una moción solicitando la aprobación de un tribunal para un financiamiento de 5.5 mil millones de dólares deudores en posesión, dijo en un comunicado.

PG&E enumeró activos de 71.39 mil mdd y pasivos de 51.69 mil mdd, en un documento judicial presentado en el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California.

“A lo largo de este proceso, estamos totalmente comprometidos a mejorar nuestros esfuerzos de seguridad contra incendios forestales, así como a ayudar a los esfuerzos de restauración y reconstrucción en las comunidades afectadas por los devastadores incendios del Norte de California”, dijo el director ejecutivo interino de PG&E, John Simon.

PUBLICIDAD

La compañía dijo que tiene la intención de pagar a los proveedores en su totalidad en términos normales por los bienes y servicios proporcionados en o después de la fecha de presentación del Capítulo 11.

Por separado, el accionista de PG&E, BlueMountain Capital Management LLC, dijo que estaba “profundamente decepcionado” de que el directorio de la compañía ignorara las llamadas de múltiples partes para abandonar su “plan imprudente e irresponsable de declararse en bancarrota”.

La firma de inversión dijo que propondría una lista de directores de la junta directiva a más tardar el 21 de febrero, e instó a todas las partes interesadas de PG&E a apoyar el cambio en la compañía.

PG&E, que tenía una carga de deuda de más de 18 mil mdd, dijo a principios de este mes que tendría que buscar una reorganización supervisada por la corte luego de las llamas, incluido el llamado Camp Fire de noviembre.

El Camp Fire se desató la mañana del 8 de noviembre cerca de la comunidad montañosa de Paradise, barriendo la ciudad y matando al menos a 86 personas, en el incendio forestal más letal y destructivo de la historia del estado.

La compañía de reaseguros Munich Re calificó al Camp Fire como el desastre natural más costoso del mundo en 2018 y, a principios de este mes, fijó las pérdidas generales en 16.5 mil mdd.

PG&E, que se declaró en bancarrota una vez antes en 2001, advirtió en noviembre que podría enfrentar una “responsabilidad significativa” en exceso de su cobertura de seguro si se descubriera que su equipo causó el Camp Fire y otros incendios forestales destructivos.

A principios de este mes, una agencia estatal de bomberos dijo que el equipo de PG&E no era el culpable de un incendio forestal de 2017 en la región vinícola de California, pero la compañía enfrenta docenas de demandas de propietarios de viviendas y negocios que se incendiaron durante ese y otros incendios de 2017.

La compañía con sede en San Francisco proporciona electricidad y gas natural a más de seis millones de clientes en el norte de California. El año pasado, los legisladores le dieron permiso para elevar las tasas para cubrir las pérdidas por incendios forestales de 2017. Pero los funcionarios electos este mes mostraron poco interés por nuevas alzas en las tasas u otras maniobras para evitar una declaración de bancarrota.

 

Siguientes artículos

¿Qué pasa en Matamoros y en qué va la huelga de trabajadores?
Por

Los trabajadores de la industria maquiladora y manufacturera en Matamoros piden un aumento de 20% a sus tabuladores y un...