Por Oscar González Escárcega*

El modelo de selección y los exámenes para ingresar a instituciones de educación media superior y superior deben ser revisados, fiscalizados y transformados, pues contienen elementos de injusticia y han demostrado ser poco eficaces en sus resultados, expresaron especialistas a Forbes.

Investigadores en educación superior consideran que lo anterior resulta prioritario atender ante las promesas de campaña del ganador de la contienda electoral presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quien en distintas ocasiones ha manifestado que “no habrá rechazados de las universidades públicas” y que habrá 100% de inscripción a todos los jóvenes, además de becas mensuales a estudiantes de bajos recursos.

“Los exámenes de selección, por lo menos así como los conocemos y que son el mecanismo predominante de entrada, tienen un componente de injusticia en la medida que tratan como si fueran iguales a alumnos que no lo son, es decir, se basan en conocimientos que no solo dependen del esfuerzo individual, sino también de las oportunidades de haber desarrollado buenos aprendizajes durante toda su trayectoria educativa”, dijo el investigador de El Colegio de México, Emilio Blanco Bosco.

Comentó que frente a un panorama donde las desventajas sociales acumuladas se traducen en el desempeño académico de los jóvenes, la entrada irrestricta a la universidad como la propone AMLO sería una solución interesante porque no condiciona las oportunidades a una única prueba, sino que, una vez que entraron, los estudiantes tienen oportunidad de demostrar no en un solo día, no en 120 preguntas, sino a lo largo de muchos exámenes, profesores y años, que pueden y deben acabar una carrera universitaria, aunque aceptó que el ingreso de todo el universo de aspirantes, se ve por ahora imposible.

En el mismo sentido se pronunció la doctora en Ciencias de la Educación por la UNAM, Carlota Guzmán Gómez, para quien “el llamado debe ser en el sentido de revisar los métodos de ingreso y transitar de los exámenes memorísticos de 120 reactivos a mecanismos que tomen en cuenta factores como habilidades de pensamiento, habilidades de lenguaje, intereses vocacionales y otro tipo de elementos relacionados al desempeño de las profesiones”.

Estos y otros temas fueron debatidos y analizados durante 16 foros organizados por el Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE) en varias entidades federativas, en los que participaron más de 500 investigadores de 250 instituciones.

También puedes leer: Rector de la UNAM presenta a AMLO propuestas en temas claves para el país

En el marco de estas reuniones de reflexión y específicamente en el foro: El Acceso a la Educación Superior Pública: ¿Derecho, Mérito o Suerte?, una de sus organizadoras, la catedrática Dinorah Miller Flores, de UAM Azcapotzalco, comentó a Forbes que era necesario y pertinente abrir el debate sobre el acceso a la educación superior de cara al cambio de régimen.

“Es legítimo preguntarnos cómo le vamos a hacer –dijo la académica de la UAM–; por un lado, el tema del derecho a la educación no está a discusión y, por el otro, la cobertura neta en educación superior es apenas de 37%, lo cual es vergonzoso en el contexto global y regional. Debemos además, analizar y discutir sobre cómo afianzar la permanencia y con qué tipo de acciones afirmativas”.

Carlota Guzmán acotó que el método de ingreso debe ser un tema abierto y de discusión, respetando en todo momento la autonomía de las universidades y adaptándose a las particularidades de cada institución, pero con directrices que orienten hacia mecanismos más justos y mejores que los 120 aciertos.

Al respecto, el doctor Roberto Rodríguez Gómez, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, fue más allá y dijo que se deben auditar los exámenes de concurso de selección, pues son una ‘caja negra’, y en el caso del de la UNAM, además, es una ‘caja negra’ y blindada por la autonomía.

Rodríguez Gómez agregó que se debe de incluir en esta auditoría a la Prueba de Aptitud Académica del College Board, que se usa para acceder a universidades privadas. “Todos estos exámenes se deben revisar pregunta por pregunta; que las preguntas sean unívocas, que estén bien elaboradas, que midan lo que deben medir, que no tengan sesgos ni de género ni socioeconómicos y, sobre todo, se debe de hacer una auditoria externa a las instituciones para poder afirmar con un grado de certidumbre y confiabilidad que el examen está correctamente diseñado”.

El investigador del IIS expresó que para que el nuevo gobierno pueda cumplir con sus ofertas de campaña hace falta construir nuevas universidades, “porque lo que han construido son universidades tecnológicas, han ido contra la demanda y contra las preferencias de los estudiantes, lo que atenta más contra el derecho a la educación que las restricciones de cupo”.

También puedes leer: Once jóvenes consiguen puntaje perfecto en examen para la UNAM

Sugirió que se deben de abrir más universidades en polos regionales que estén a la altura de la UNAM, del IPN o de la UAM; consideró que se debe de regresar a los Fondos Extraordinarios para la Ampliación de la cobertura y reactivar las Comisiones Estatales de Planeación de la Educación Superior para poder hacer diagnósticos más efectivos de los lugares en donde se deben de instalar, pero sobre todo de las carreras que se pueden incentivar en atención a las distintas vocaciones productivas de los estados.

Por último, dijo que se deben aprovechar las capacidades ociosas de las universidades públicas existentes. “Pueden crecer mucho las posibilidades de cupo si se aprovecha mejor la infraestructura actual; sin embargo, hay un problema que consiste en las limitaciones existentes para crear plazas académicas nuevas; es un tema en el que la Secretaría de Hacienda ha tenido mucha precaución. Hay capacidad física para recoger la mayor parte de la demanda, pero el tema de los recursos humanos es mucho más complicado”.

  • El autor es periodista de negocios.
 

Siguientes artículos

ARCA: la revolución digital llega al sector asegurador
Por

Internet ha revolucionado prácticamente todas las industrias a nivel global. Por primera vez en la historia, esta revolu...