Por Michael Lynch*

El suministro de petróleo y gas de México durante la próxima década dependerá en gran medida de las decisiones políticas tomadas en los próximos años, pero es importante darse cuenta de que el potencial geológico es muy grande y la economía es muy favorable. El confiar en una ideología xenófoba hasta hace poco restringía el desarrollo de recursos a la compañía petrolera nacional, Pemex. La empresa sufrió los desafíos habituales que enfrentan las empresas mineras estatales, incluida la interferencia política en la toma de decisiones y la contratación, así como un proceso presupuestario inestable e impredecible.

El resultado es que la base de recursos de México ha sido subexplotada en comparación con lo que ocurriría en un país que opera para maximizar los ingresos. La tabla a continuación muestra tanto las reservas probadas como las estimaciones de recursos recuperables para petróleo y gas, y está claro que el país tiene un potencial significativo, especialmente al darse cuenta de que estas estimaciones tienden a ser conservadoras. (Los datos son del World Energy Outlook 2016 de la AIE). Dada la estimación del 70% de los recursos recuperables restantes, después de un siglo de explotación (principalmente en las últimas cuatro décadas), se puede decir que la base de recursos petroleros del país es relativamente inmadura.

Recursos de petróleo mexicano Recursos de gas mexicano
(mil millones de barriles) (Tcf)
Recursos técnicamente recuperables Reservas probadas Reservas recuperables Reservas probadas
Campos terrestres convencionales 21.2 3 1.2 0.4
Aguas poco profundas 20.1 7.8 1.6
Aguas profundas 15 0
Shale 13.1 0 1.6 0

Esto se ve reforzado por los descubrimientos recientes, como los campos AMT encontrados por ENI a 30 metros de profundidad, con aproximadamente 1,000 millones de barriles de petróleo en el sitio, y el campo Zama, en aproximadamente 152 metros de profundidad y que contienen casi 1,000 millones de barriles de petróleo (De nuevo, es probable que estas estimaciones aumenten con el tiempo). Esto es aproximadamente 40 veces el tamaño de los campos que se encuentran en el Golfo de México de Estados Unidos, a profundidades similares en los últimos años (las reservas promedio en profundidades de 150-300 metros son 24 millones barriles).

Y es obvio que el tamaño de un gran descubrimiento es indicativo de los recursos en un área, como algunos lo dicen, rey, varias reinas y muchos jacks. En México, el campo Canterall, uno de los más grandes del mundo, es claramente el rey (al menos en la Cuenca de Campeche), pero los recientes descubrimientos recientes de compañías privadas, AMT, Zama y Hokchi, son de clase mundial y demuestran que el Golfo de México mexicano es es más prolífico que el Golfo de México de los Estados Unidos, como lo muestra la tabla a continuación.

Millones de barriles equivalentes de petróleo
Campos EU Reservas Campos mexicanos
Mars/Ursa 1739 Zama 1,400
WD030 828 AMT 2,000
EI330 789 Hokchi 420
GI043 707 Ixachi 1,000
TS000 690 KMZ 4,900
BM002 645 Cantarell >8,000
Tahiti/Caesar/Tonga 604
VR014 549
MP041 499
VR039 478

Si bien Pemex y las compañías privadas se enfocan en encontrar elefantes, como se llama a los campos gigantes, existe la posibilidad de que las compañías más pequeñas puedan llevar a cabo la rehabilitación de campos marginales, como ocurrió hace veinte años en Venezuela, donde se agregaron aproximadamente 500 miles de barriles al día de producción. Este es un esfuerzo que se beneficiaría de la atención de las pequeñas empresas, que consideran que la escala de inversión se adapta a ellas y los beneficios son aceptables, mientras que Pemex prefiere operar en proyectos más grandes. En la actualidad, Pemex está tratando de desarrollar farmouts con empresas privadas, probablemente mexicanas.

Para aquellos con buena memoria, a principios de la década de 1980 en el momento más álgido de la amenaza del petróleo, muchos pensaron que México sería una superpotencia petrolera basándose en informes de que el depósito de Chicontepec podría contener hasta 100,000 millones de barriles de petróleo, por lo que es uno de los campos petroleros más grandes del mundo. El editor de World Oil, Thomas Stewart-Gordon, fue un escéptico al inicio, y señaló que los presupuestos de Pemex parecían estar ignorando el campo, y eso resultó ser profético, ya que la difícil geología no se pudo superar en ese momento.

Desde entonces, se han realizado investigaciones para mejorar la productividad de los pozos, pero hasta la fecha la producción sigue siendo relativamente menor. Los Farmouts podrían permitir a las empresas con experiencia en geología más variada mejorar los métodos de producción, y la investigación en curso también podría permitir avances que hagan que la producción sea rentable.

Finalmente, México tiene recursos de shale sin explotar, como lo mostró la primera tabla. La formación de shale Eagle Ford, que produce 1.5 millones de barriles diarios de petróleo y 7,000 millones de pies cúbicos diarios de gas en los Estados Unidos, se extiende a México, y podría contribuir a la producción mexicana, aunque no necesariamente tan grande como en Estados Unidos. Las pequeñas empresas fueron las pioneras en la producción estadounidense de shale y podrían hacerlo también en México.

En última instancia, mientras México podría lograr el crecimiento de producción de 250,000 de barriles diarios por año que Venezuela logró después de la reforma en la década de 1990, esto requerirá una continuación del Nuevo Modelo de Energía que promulgó la administración anterior. Si es así, México podría ser un jugador mucho más importante en el mercado petrolero mundial, además de recibir un impulso positivo en los ingresos del gobierno y el crecimiento económico.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Forbes.com

*Michael Lynch es especialista en petróleo y energía. Fue investigador del MIT y presidente de la Asociación de Economía de la Energía en Estados Unidos. Actualmente es presidente de Strategic Energy and Economic Research Inc.

 

Siguientes artículos

Hay que darle oportunidad y tiempo al nuevo gobierno: Jonathan Heath
Por

Heath estimó que tras la positiva desaceleración que registraron los precios al consumidor en la primera quincena del añ...