Apple entra de lleno a un segmento que ha demostrado ser un éxito, el de los dispositivos de audio, y lo hará con las ventajas competitivas que Beats trae bajo el brazo.

 

 

Apple adquirió recientemente la empresa Beats, que incluye Beats Audio hardware y Beats Music, a un costo –de acuerdo con The New York Post– de 3 billones de dólares: 2.6 billones en efectivo y 400 millones en acciones.

PUBLICIDAD

Esta operación ha provocado gran especulación entre diversos sectores y analistas. Pero más allá de si esta compra es un error o un acierto, es más importante tratar de explicar porqué Apple realiza esta operación de alto perfil comprando una empresa fabricante de productos de audio como bocinas, audífonos y servicios de streaming de música.

La compra puede entenderse a través de dos perspectivas:

1) Interconexiones. Hay que tener presente la visión de Apple: desde sus inicios, la idea ha sido captar al consumidor y procurar la satisfacción de sus necesidades, básicamente mediante tres productos eje: iPhone, iPad y computadoras, perfilando una estrategia clara de la marca para crear productos interconectados y que dependan entre sí para lograr empaquetar en un mismo “universo” los productos eje y los productos periféricos.

Es así que Apple crea, por ejemplo, el iPod, atendiendo la demanda de la reproducción musical, y desarrolla iTunes para satisfacer, a su vez, la necesidad de música a través de un producto periférico interconectado.

Lo mismo ocurre con el iPhone entrando al sector de las telecomunicaciones y los servicios iCloud, para facilitar el acceso a la información personal, a través de un producto periférico interconectado.

2) Retail. El mayor ingreso de Apple es el retail de hardware. El desarrollo de productos periféricos que acompañen sus productos eje ha probado ser una excelente estrategia; sin embargo, Apple entiende que donde están los márgenes significativos es en el hardware.

Si se analizan los productos más vendidos en las Apple Store –que no son fabricados por Apple–, hay dos categorías que lideran las ventas: las pulseras de actividad y, casualmente, los dispositivos de sonido. En el caso de la pulsera sabemos que Apple está desarrollando ya una versión propia (probablemente de la mano con Nike), pero en el caso de los productos de audio ¿qué pasa?

Dentro de los productos de audio más vendidos en el mercado están Bose, Monster y Beats. Tanto Bose como Monster tienen más del 50% de sus productos fuera del Apple Store, y están enfocados en otros usos que no involucran el campo de acción directo de Apple. Adicionalmente son empresas caras y que, sin embargo, no agregan un valor adicional proporcional.

Beats, en cambio, es una marca que encaja bien en el área de acción de Apple, concentrada en audífonos, bocinas y servicios de streaming, vía app. Además, Beats es una marca que tiene un excelente grado de adopción por los clientes de Apple y que no requiere de compra de patentes adicionales; considerando lo anterior, bien se entiende porqué resulta un muy atractivo espacio de inversión para Apple.

Conclusión. Al fin parece que Apple entrará de lleno a un segmento que ha demostrado ser un éxito, el de los dispositivos de audio, y lo hará con las ventajas competitivas que Beats trae bajo el brazo. Es verdad que no tiene la calidad de Bose ni de Sennheiser, pero acorde a sus ventas podemos ver que el branding es excelente y el diseño también.

 

 

Contacto:

Facebook: https://www.facebook.com/lascurain

Twitter: https://twitter.com/p_lascurain

Correo: [email protected]

Página personal: about.me/lascurain

LinkedIn: linkedin.com/in/plascurain/

Empresa: www.startupgrind.com

 

Capítulos:

http://startupgrind.com/monterrey/

http://startupgrind.com/mexico-city/

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Design thinking, pensando en las emociones
Por

Para tener organizaciones más conectadas con el ser humano y bien preparadas para el futuro hay que voltear la mirada al...