La inflación no solo está afectando a Joe Biden en un sentido político, sino también a él personalmente. El presidente gana una suma fija de 400.000 dólares anuales, que se reduce cada año que aumentan los precios. Dado el reciente aumento de la inflación, el poder adquisitivo del salario de Biden es ahora un 18% inferior al que tenía cuando asumió el cargo. Y lo peor puede estar por venir: si la inflación continúa al ritmo actual, quienquiera que esté en el cargo en 2028 será, según las estimaciones de Forbes , el presidente peor pagado de la historia de Estados Unidos.

Para entender plenamente cómo sucedió esto, es útil comenzar a fines del siglo XVIII, cuando Estados Unidos no tenía jefe del ejecutivo. Recién liberados del rey Jorge III, los padres fundadores redactaron una Constitución que no pondría a un presidente en un trono permanente, pero que aun así lo dejaría muy cómodo. “El tercer ingrediente para constituir el vigor de la autoridad ejecutiva”, escribió Alexander Hamilton en El Federalista N° 73 , “es una disposición adecuada para su apoyo”.


EL SALARIO DEL PRESIDENTE, EN CONTANTE DESCENSO

En las últimas décadas, el valor del salario del presidente ajustado por la inflación ha estado en constante descenso.

Así, George Washington asumió el cargo en 1789 con un salario anual de 25.000 dólares, equivalente a unos 600.000 dólares actuales. Se mantuvo en ese nivel durante casi 100 años, un período en el que la deflación era casi tan común como la inflación, lo que dejó al presidente generosamente compensado durante la mayor parte de ese período. Una excepción se produjo durante la Guerra de 1812, cuando el gasto en tiempos de guerra y un bloqueo británico de los puertos estadounidenses hicieron que los precios se dispararan, reduciendo el valor actual del salario de 25.000 dólares de James Madison a aproximadamente 365.000 dólares, apenas suficiente para alguien que también tuvo que lidiar con casacas rojas que arrasaban la Casa Blanca.

Abraham Lincoln vivió una dinámica similar. Para financiar la Guerra Civil, su administración imprimió billetes verdes como locos, lo que hizo que el valor del dólar se desplomara y que el salario de 25.000 dólares de Honest Abe se redujera de 850.000 a 500.000 dólares en 1865. Ocho años después de que terminara la guerra, el exgeneral de la Unión Ulysses S. Grant firmó una ley que aumentaba los salarios de los congresistas y duplicaba el suyo hasta 50.000 dólares, lo que equivale a 1,3 millones de dólares actuales. La medida, que se conoció como la “Ley de Robo de Salarios”, fue tan impopular que el Congreso más tarde anuló su aumento salarial. Sin embargo, el del presidente se mantuvo en pie.

En 1909, el salario volvió a subir hasta los 75.000 dólares, tras la investidura de William Howard Taft, el presidente mejor pagado de la historia de Estados Unidos. Ese año, Taft ganó más de 2,5 millones de dólares en términos actuales. Su sucesor, Woodrow Wilson, no tuvo tanta suerte, ya que el valor de su salario se redujo a aproximadamente 1,1 millones de dólares en 1920 en dólares actuales gracias a una sacudida inflacionaria provocada, una vez más, por el gasto militar, esta vez para la Primera Guerra Mundial.


Aquí está el ranking de presidentes según el salario promedio ajustado a la inflación durante su mandato.


La Gran Depresión provocó una caída de los precios en todo el país, arruinando el legado de Herbert Hoover, pero aumentando su salario, ajustado a la inflación. Los 75.000 dólares de Franklin Delano Roosevelt también sumaron bastante, alrededor de 1,3 millones de dólares en términos actuales cuando murió en 1945. Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, la economía despegó, y también lo hizo la inflación, haciendo que el salario presidencial ajustado a la inflación cayera por debajo del millón de dólares por primera vez en décadas. Sin embargo, Harry Truman todavía le fue bien, gracias a un aumento de 25.000 dólares del Congreso, que elevó el salario presidencial a 100.000 dólares al año en 1949 (equivalente a más de un millón de dólares en la actualidad) y agregó una asignación de gastos de 50.000 dólares. Truman, un granjero de Missouri, escribió más tarde a la legislatura para agradecer el aumento y abogar por aumentos similares en todo el poder ejecutivo. “La mejor de las leyes”, escribió, “puede arruinarse por una mala administración”.

En 1969, el Congreso volvió a aumentar el sueldo del presidente a 200.000 dólares, cuando Richard Nixon llegó a la Casa Blanca. Su vicepresidente Gerald Ford (que asumió el cargo después de que Nixon dimitiera en desgracia) y el sucesor de Ford, Jimmy Carter, fueron los últimos en ganar más de un millón de dólares en términos actuales. La estanflación de finales de los años 70 supuso una reducción enorme del sueldo real del presidente, y desde entonces la inflación, constante y relativamente baja, ha seguido reduciéndolo. En 2001, Bill Clinton dejó el cargo cargado de deudas legales gracias en parte a una batalla de destitución. Sin embargo, para su sucesor, el sueldo presidencial se duplicó hasta los 400.000 dólares, pasando de un mínimo histórico ajustado a la inflación de 355.000 dólares a 700.000 dólares en dólares actuales.

Desde entonces, nadie ha tocado el salario presidencial y, con una inflación superior a la meta en los últimos años, parece que la remuneración del próximo presidente seguirá cayendo en valor, posiblemente por debajo del mínimo histórico de Clinton para 2028. Si Trump gana este año, parece poco probable que sea él quien la aumente; después de todo, tiene miles de millones de dólares y suele pregonar cómo donó su salario la primera vez que sirvió como presidente. Es más probable que Biden vea algún valor en un aumento salarial. El presidente, con un patrimonio neto estimado de 10 millones de dólares principalmente vinculado a bienes raíces personales, recurrió a una línea de crédito con garantía hipotecaria el año pasado para acceder a un poco más de efectivo.

Este artículo fue publicado originalmente por Forbes US.

Te puede interesar: BMW lidera ventas de marcas alemanas de automóviles premium en el primer semestre

 

Siguientes artículos

Lo mejor (y lo peor) de 2024 hasta ahora: acciones, criptomonedas e inteligencia artificial
Por

A mediados de 2024, Nvidia y otras grandes empresas de inteligencia artificial están teniendo un gran año, junto con pec...