Por Urías Gamarro

La economía guatemalteca creció en 3.1% el año pasado luego de la revisión al alza por los indicadores de cierre, sobre todo del comercio exterior.

El indicador es más optimista al 3% que fue el reporte de diciembre del 2018, pero sigue siendo bajo para resolver los principales problemas del país como reducir la pobreza o generar mayores oportunidades de empleo. En el 2017, el crecimiento de la economía fue de 2.8%, y en el 2016, de 3.1%, según las cifras de la banca central.

El anuncio fue oficializado ayer por Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat) y Junta Monetaria, quien afirmó que después de las revisiones de los técnicos la producción nacional fue de 3.1%.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Guatemaltecos compran 82 mdd al año en comercio electrónico local

La economía generó Q590 mil millones a precios constantes —de cada año—, y el monto real fue de Q263 mil millones, que confirma que el crecimiento mayor.

El índice mensual de la actividad económica (Imae) fue de 3.3% en diciembre del año pasado, que contribuyó a una mejora de la producción, expuso el funcionario de la banca central.

Signos

La revisión alza supone que la producción se encuentra en su fase de recuperación, a pesar del clima de incertidumbre política entre el Ejecutivo-Cicig del año pasado, así como la baja de los precios internacionales sobre todo de los productos agrícolas.

El mayor crecimiento estuvo influenciado por tres factores puntuales, comentó Recinos en conferencia de prensa.

El primero, dijo, está asociada al comercio exterior, sobre todo de las exportaciones, en la cual se contabilizaron unos 300 millones de dólares (mdd) más que equivalen a unos Q2 mil millones, por la nueva metodología de la Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca) con Honduras en el marco de la unión aduanera.

“Se tenía una subvaluación de 300 mdd que no se había tomado en cuenta y al tomarlo en cuenta hay un efecto positivo”, resaltó. Las exportaciones cerraron en 11.1 mdd, lo que significó un crecimiento de 0.3%; o sea, 36.1 mdd más que en el 2017.

El otro factor fue un mayor gasto público, que fue de Q72 mil 710.6 millones. De los cuales Q58 mil 355 millones fueron de funcionamiento y Q14 mil 335 millones gasto de capital.

Al terminar el año, el déficit fiscal alcanzó 1.8% con este gasto del Gobierno. El déficit fiscal es el gasto programado, pero que superan los ingresos.

El funcionario detalló que, en el segundo semestre del año, el gasto público se aceleró que fue mejor a los años previos, que incidió de manera positiva en distintos sectores de la economía por la demanda generada.

Además, influyó el desempeño del sector construcción, que al implementarse una ventanilla única aceleró y mejoró el otorgamiento de licencias, que aumentaron la superficie de edificaciones.

Recinos explicó, que, para este año, para el referido sector que tiene un peso en la economía de 2.8% espera que crezca en 2.9%, por los proyectos que se esperan en el sector público y privado.

Finalmente, la combinación por el ingreso de las remesas familiares, que alcanzó el año pasado los 9, 287 mdd, o sea un crecimiento de 13.4%, dinamizó el consumo interno y otras actividades productivas que se reflejaron en la revisión que llevaron a cabo los técnicos del Banguat.

Al 14 de febrero pasado, el ingreso de remesas familiares sumaba 1,034.5 mdd y tenía un crecimiento de 8.7% en relación con el mismo período del 2018. Para este año se calcula que el ingreso alcance los 10,030 mdd, con una tasa de crecimiento de 8%.

Insuficiente

Aunque la revisión de las cifras macroeconómicas es normal, para David Casasola, consultor del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), el crecimiento de 3.1% es insuficiente para atender una mejor calidad de vida para la mayoría de la población.

Dijo que ese indicador no puede cubrir a más de un millón de jóvenes que se encuentran sin empleo o que no estudian, ni atacar la economía informal.

“Se agradece la revisión al alza, pero no hay que celebrar, ya que persisten arrastres”, enfatizó el analista.

Turismo creció 14%

En el 2018, ingresaron a Guatemala dos millones 405, 902 turistas extranjeros, 14% más que en el 2017, lo que generó divisas por 1,230.89 mdd. Para el 2019 se espera el 10% de crecimiento, anunció el director del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Jorge Mario Chajón.

Se proyecta llegar a 2.6 millones de personas, con 1,249.3 mdd en divisas.

El país prevé invertir Q390 millones en desarrollo turístico, de los cuales el 70% proviene del Inguat y el resto de varios entes.

En el 2018, se añadieron mil 900 nuevas habitaciones, luego de la apertura de hoteles, hostales y hospedajes y la ampliación de otros, que son aptos para el turismo, se agregó.

Los incidentes de delincuencia contra turistas bajaron 34% en el 2018 y se prevé que siga mejorando, indicó.

(Un dólar equivale a 7.7 quetzales)

* En alianza con Prensa Libre de Guatemala

 

Siguientes artículos

Marcos Galperin. Reuters
Mercado Libre anuncia inversión de 300 mdd en México
Por

La iniciativa apunta a para fomentar la inclusión financiera, desarrollar la economía del país y la generación de empleo...