A los inmigrantes no les preocupa el nivel del tipo de cambio cuando realizan envíos, porque en general, saben que debe mandar una cantidad fija de dólares, que está determinada por las necesidades familiares. 

 

 

La cantidad de dinero que los trabajadores mexicanos en Estados Unidos envían a sus familias en México depende de sus condiciones de empleo e ingreso, más no del tipo de cambio del peso. En realidad el trabajador mexicano en los Estados Unidos ni se fija ni se entera de la paridad cambiaria al momento de enviar dinero, por lo que el tipo de cambio es irrelevante para el volumen de las remesas familiares.

PUBLICIDAD

Resulta frecuente escuchar que las remesas aumentan porque el peso mexicano se deprecia y con ello aumenta la cantidad de pesos que las familias reciben en México.

Esto no es cierto, porque el monto de las remesas las determina quien las envía, no el receptor. El trabajador mexicano en los Estados Unidos decide el monto de sus envíos en función de sus ingresos en dólares y de las necesidades de sus familiares en México, independientemente de que su familia vaya a recibir más o menos pesos por el envío.

En realidad, al inmigrante no le preocupa el nivel del tipo de cambio cuando realiza sus envíos, porque en general sabe que debe mandar aproximadamente la misma cantidad de dólares, que está determinada por las necesidades familiares.

Indudablemente, el receptor en México es el que se beneficia de un peso más barato, porque recibe más pesos por cada dólar enviado, pero no es esto lo que determina la cantidad de dinero en dólares que le envía su familiar en los Estados Unidos.

Basta con preguntarle a nuestros paisanos en los Estados Unidos si la cantidad de dinero que envían tiene que ver con la cantidad de pesos que sus familiares reciben. La respuesta generalizada es que ellos siempre tienen que mandar “x” cantidad de dólares cada mes, y de ninguna manera detienen el envío mensual  por el hecho de que sus familiares recibirán menos pesos.

Esto confirma la falta de veracidad de quienes aseguran que el monto de remesas depende del tipo de cambio.

Por otro lado, ya que la mayor parte de las remesas proceden de los Estados Unidos, su evolución depende de lo que el vecino del norte haga a deje de hacer para fortalecer su economía, ya que ello determina los empleos e ingresos de nuestros connacionales.

Así, dado que quienes reciben las remesas en México son mayormente familias de bajos ingresos y con una alta propensión a consumir, la evolución del consumo familiar en el país está fuertemente determinada por el destino económico de los Estados Unidos.

 

Contacto:

Twitter: @AlfredoCoutino

http://www.alfredocoutino.com

 

Siguientes artículos

Breve manual de redes sociales para Pymes
Por

No todos los negocios necesitan todas las redes ni todas las redes sirven para todos los negocios. Lo que sí es cierto e...