La tecnología nos trae con urgencia reflexiones antes reservadas para filósofos, demandando una solución que proteja y mejore la calidad de vida de las personas. ¿Estamos a la altura de esta tarea?

 

La startup Editas Medicine, respaldada por Google Ventures, Bill Gates y Koshla Ventures, entre otros, se convirtió esta semana en la primera empresa dedicada a la edición genética que cotiza en bolsa.

Después de haber recaudado más de 150 millones de dólares por parte de inversionistas privados, obtuvo alrededor de 100 millones más en Wall Street.

PUBLICIDAD

Tan sólo en los últimos dos años, más de 1,000 millones de dólares se han invertido en compañías relacionadas con la edición genética, de acuerdo con The Boston Consulting Group, evidenciando el extraordinario desarrollo y las posibilidades que tiene este campo.

Utilizando la revolucionaria técnica llamada CRISPR-Cas9, Editas Medicine es la primera en capitalizar la expectación que gira en torno de la edición de genes humanos y tratar de convertirse en una pieza clave en el desarrollo de esta invención, que promete cambiar radicalmente nuestras vidas.

La técnica CRISPR-Cas9, desarrollada en un laboratorio de la Universidad de Berkeley en California, permite cortar con precisión extrema —como con un bisturí, de acuerdo con una de sus creadoras— una cadena de ADN para remover material genético; esto, a través de una enzima que le da el nombre a esta tecnología.

Sus usos van desde la agricultura, con la posibilidad de crear cultivos infalibles a pestes, hasta la corrección de genes responsables de enfermedades devastadoras para el ser humano, como la enfermedad de Huntington, trastornos de la sangre y docenas más que aquejan a millones de personas en el mundo, pero quizá lo que más enciende nuestra imaginación —e inquietud— colectiva son sus posibilidades de crear seres humanos con menos errores, vislumbrando la perfección biológica.

Debido al llamado “invento del siglo” en biotecnología, la doctora Jennifer Doudna en Berkeley y su colega la doctora Emmanuel Charpentier, ahora en el Instituto Max Planck en Berlín, son fuertes contendientes para un Nobel en los próximos años. Ya ganaron el premio al descubrimiento del año de la revista Science y el Breakthrough Prize, creado por los fundadores de Facebook y Google y la creadora de la startup genómica 23andMe, entre otros. Pero dada la magnitud de la invención, existe un gran debate ético en torno de las consecuencias que tendrá en el genoma humano y, por lo tanto, en futuras generaciones.

El pasado diciembre, la propia doctora Doudna convocó a un panel internacional de académicos para discutir si se debe permitir editar el genoma humano. Lo que preocupa a científicos y éticos es que si al editar el ADN de un embrión se llegara a cometer algún error, entonces se podría alterar el genoma humano permanentemente, pues estos cambios podrían heredarse a futuras generaciones.

Por ejemplo, el director del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, el centro de investigación biomédica y de salud más grande y respetado en el mundo, argumenta que es arrogancia humana el creer que podemos controlar estos cambios sin que nos lleven a resultados tan devastadores como la eugenesia, que consiste en editar genéticamente a los humanos con el objetivo de mejorar a la población, eliminando características “no deseables”, como un cierto tipo de color de piel, estatura o complexión. Estandarizar el uso de la eugenesia en laboratorios sería llegar a instaurar un racismo institucionalizado.

Pero una forma menos invasiva de utilizar esta técnica es a través de la terapia génica somática, que altera los genes directamente sobre el paciente que ya cuenta con la enfermedad. Cabe destacar que este tratamiento no es lo que preocupa a científicos, pues no implica heredar los cambios realizados en la persona.

Después de debatir por tres días, el panel dictaminó que por ahora se prohibirá el uso de CRISPR-Cas9 para editar el genoma humano para cuestiones reproductivas, al menos hasta que surjan mejores mecanismos de inspección y rendición de cuentas en los experimentos y las posibilidades de cometer errores se minimicen drásticamente.

CRSIPR evidencia el papel cada vez mayor que el ADN está teniendo en el mundo de la biotecnología y los negocios, que se perfila para revolucionar sectores como la agricultura, el entretenimiento y la industria energética (en la producción de combustible de origen biológico, por ejemplo), pero quizá de forma crucial, esta invención nos obliga a hacer frente a los crecientes dilemas morales generados por la omnipresencia de la tecnología en nuestras vidas.

Esto es particularmente evidente en los avances en inteligencia artificial que están ocurriendo en el mundo, que retarán nuestra capacidad de adaptación en cuestiones de política social y económica, de lo cual hablaré en otra columna.

Hemos llegado al punto en que la tecnología nos trae con urgencia reflexiones antes reservadas para filósofos, demandando una solución que proteja y mejore la calidad de vida de las personas. La pregunta es si nos encontramos a la altura de esta tarea.


Fuentes citadas
— Boglioli, E. y Richard, M. (2015, Septiembre). Rewriting the Book of Life: A New Era in Precision Gene Editing. The Boston Consulting Group.
— Chen, C. (2016, Enero 5). Gene-Editing Drugmaker Backed by Google, Gates, files for IPO. Bloomberg Business.
— Neergaard, L. (2015, Octubre 9). Boom in Gene-editing Studies Amid Ethics Debate Over its Use. Associated Press.
— Sanders, R. (2015, Diciembre 21). Science Magazine names CRISPR ‘Breakthrough of the Year’. University of California.
— Skerrett, P. (2015, Noviembre 30). A Debate: Should We Edit the Human Germline? STAT.


 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @gsGodoy

Facebook: Daniela García Santibáñez Godoy

LinkedIn: Daniela García Santibáñez Godoy

Página personal: daniela garcía santibáñez godoy

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

twitter
Ya podrás hacer transmisiones de Periscope desde Twitter
Por

Luego de más de 100 millones de transmisiones en vivo, Periscope optó por ofrecer a sus usuarios una mayor facilidad par...