Tener un absoluto conocimiento de qué tipo de préstamos puede afectar nuestro historial crediticio es fundamental al momento de llevar nuestras finanzas y sobre todo evitarnos dolores de cabeza con el Buró de Crédito.

De acuerdo a Juan Pablo Zorrilla, director general de Resuelve tu Deuda, esto es fundamental al momento de efectuar una solicitud de crédito, por lo tanto es siempre la mejor opción, forjar un reporte saludable que no nos incluya en la estadística.

Ésta, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, una de cada tres personas que piden un préstamo es rechazada.

“Un aspecto importante entre la gente que mantiene una buena salud económica es que no sólo se preocupa por su dinero, también se responsabiliza de los recursos que le prestan las instituciones y cumple con sus obligaciones. Por ello, consultar e interpretar correctamente la información de su historial forma parte de su rutina financiera”, comentó Zorrilla.

A través de información dada a conocer por El Economista, Zorrilla explicó que, pese a los mitos, los cuentahabientes entienden la importancia de estos datos.

Pese a ello, a veces las explicaciones que vienen en el reporte no resuelven todas las dudas o no agotan los detalles que se involucran en el puntaje final.

Por lo anterior, Juan Pablo Zorrilla enlistó los aspectos poco conocidos del buró que se deben tomar en cuenta al momento de adquirir una deuda crediticia.

Formales y no tanto

En el universo de los créditos, existen los formales e informales, los que se refieren al dinero que otorga una institución como los bancos, mientras que los segundos corresponden a los recursos que se piden fuera de este sistema.

En el mismo sentido, el dinero que se presta dentro de una empresa por ejemplo y que se le descuenta al trabajador directamente de su nómina, si la operación no está respaldada por un banco, tampoco se reporta. Por lo tanto debemos observar que esta clase de préstamos no afectan el historial.

En la sección de Resumen de Créditos que se encuentra en el reporte, aparece el pormenor de esta información, que engloba todo tipo de servicios. Se incluye en este ítem: la telefonía celular o la televisión de paga, las tarjetas departamentales y hasta los adeudos fiscales (SAT) repercuten en el buró.

Esto subraya que, sin importar qué tan pequeño parezca el compromiso financiero, hay que pagar a tiempo, para no quedar “presos” de estos informes.

Vigencia en buró

Sí hay que saber que los créditos registrados como impagos tienen un periodo de vigencia que aplica según el monto de la deuda. ç

El Economista detalla que en ese caso, las cuentas que tengan una suma menor a 25 Unidades de Inversión (Udis), que equivalen a 156 pesos, “desaparecen” después de un año.

En el caso de 500 Udis o un aproximado de 3,129 pesos, luego de dos años. Para 1,000 Udis o 6,258 pesos en deuda, se elimina después de cuatro años.

Para el caso de montos mayores a esta última cifra, perderán vigencia al cumplir seis años en la base de datos.

No obstante, si la deuda supera 400,000 Udis, o 2 millones y medio de pesos, el crédito se encuentra en proceso judicial o se haya cometido algún fraude, no se eliminará del historial.

También te puede interesar:

Los nuevos métodos de pago electrónicos, ¿una moda pasajera?

 

Siguientes artículos

‘Frida’, la perrita símbolo del 19-S, se jubila de la Marina
Por

La perrita labrador 'Frida' termina su carrera de rescatista con 53 localizaciones en estructuras colapsadas y deslaves.