Para la calificadora de riesgos Moody’s, el presupuesto de El Salvador para el próximo año es realista con las necesidades del país centroamericano, además, es una prueba de que la dinámica política entre el Gobierno y la oposición, iniciada con la aprobación de la reforma previsional, en octubre de 2017.

Sin embargo, la agencia consideró que la discusión de algunos temas en la Asamblea Legislativa, como la elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia o del fiscal general, así como la proximidad de las elecciones presidenciales podría llevar a retrasos, evitando así la aprobación del presupuesto.

Moody’s destacó que, a diferencia de años anteriores, el presupuesto del próximo año, calculado en 6,700 millones de dólares (mdd), no excluye importantes ingresos ni gastos, como las obligaciones del sistema de pensiones, lo que resulta en estimados de déficit fiscal y en necesidades de financiamiento más acordes con la realidad.

Antes de 2018, Moody’s recalcó, Hacienda presentaba presupuestos artificialmente balanceados para evitar la necesidad de aprobación de deuda de largo plazo, que requiere mayoría calificada en la Asamblea.

PUBLICIDAD

“Esto liga la aprobación del presupuesto a la aprobación de deuda para cubrir las grandes necesidades de financiamiento del próximo año, disminuyendo los riesgos de refinanciamiento y reduciendo la posibilidad de que el Gobierno apruebe deuda de corto plazo, LETES, para financiar su déficit”, señaló la calificadora.

Puedes leer:  El entorno mundial es propicio para un ‘coctel molotov’ económico: OCDE

 

Siguientes artículos

Trump amenaza tambien a Guatemala y El Salvador por caravana migrante
Por

Al igual que hizo con Honduras, el mandatario de EU dijo a estos países que también cortaría sus apoyos si permiten que...