Los neumáticos que se producen para la Fórmula 1 representan aproximadamente 0.06% del negocio de Pirelli a nivel global; sin embargo, ser el único proveedor de ruedas para el Gran Premio implica una ganancia en tecnología, datos e investigación. 

 

En una carrera de Fórmula 1 (F1) los autos pueden alcanzar velocidades de hasta 350 kilómetros por hora, los neumáticos se calientan a temperaturas de 130 grados centígrados y soportan presiones de una tonelada de peso en las curvas y frenadas.

PUBLICIDAD

Este entorno tan difícil es la materia prima para la investigación y el desarrollo (I+D) de Pirelli, la única empresa que provee los neumáticos de la F1 desde 2011. Y aunque este segmento representa aproximadamente 0.06% de su producción, es en las pistas donde se crea la innovación que se aplica en las llantas para el público en general.

La empresa italiana ve el desarrollo de neumáticos para la F1 como un gimnasio para sus demás productos: sólo pueden salir mejor y más fuertes.

“A nivel mundial vendemos más de 60 millones de llantas al año; para la F1 estamos hablando de miles (40,000 en 2014). El proceso de investigación y desarrollo implica pensar distinto. Este tipo de trabajo (en la F1) le ayuda a los ingenieros a pensar fuera de la caja”, comenta en entrevista con Forbes México Tomás Grávalos, director general de Pirelli México.

Una llanta de la F1 tiene un costo de 325 euros (5,665 pesos), según un estimado de la cadena British Broadcasting Corporation (BBC), mientras que el precio de una de las llantas más económicas de la PZero de Pirelli para uso comercial (derivada de la tecnología en la F1) ronda los 3,000 pesos.

“El trabajo de los ingenieros proporciona datos a otras partes de la empresa, especialmente en materiales para mejorar los programas de simulación, y genera una retroalimentación muy significativa de las escuderías sobre los neumáticos. Los productos de la empresa se hacen mejor y más rápido a través de lo aprendido en la F1”, señala Pirelli en su Informe Financiero 2015.

Para Grávalos, además del desarrollo de tecnología existe la ventaja de ser el único proveedor: “La publicidad es una de las partes más importante de pertenecer a la F1, ya que da un nivel más importante de visualización de la marca.”

Aunque en 2013 la audiencia del Campeonato Mundial de Automovilismo se redujo a 450 millones de televidentes, desde 500 millones reportados un año antes, el negocio mantiene un panorama alentador, revelan datos de la Formula One Management.

Y no sólo Pirelli utiliza el poder comunicativo de la F1 para promocionar su marca. Firmas como Renault anuncian el ADN de la F1 en su auto Logan y su camioneta Duster, mientras que el Banco Santander ofrece su tarjeta Santander Ferrari.

reuters_pirelli_f1_buena

 

Bajo presión

Ser el único desarrollador de la F1 no fue un logro fácil. Pirelli tuvo que pelear por la concesión con marcas de renombre como Bridgestone (que fue el proveedor oficial de 2007 a 2010), Firestone, Goodyear o Michelin.

“En el automovilismo (Nascar, IndyCar, F1) hay una tendencia a las monomarcas, que tratan de quitarle una variable a la carrera y controlar los costos”, comenta Grávalos.

Desde 2011, Pirelli está bajo una constante presión de pilotos, escuderías y otros proveedores que buscan arrebatarle la exclusividad: muchos argumentan fallas severas en las llantas de la temporada 2015.

“Hemos tenido discusiones acerca de Pirelli. Alguien siempre va a estar quejándose de los neumáticos. No sé cómo pueden mejorar los neumáticos si no hacen pruebas, aunque no importa nuestra opinión. Entre todos los equipos pueden decidir cuál es el mejor componente, porque es difícil hacer las especificaciones de cada escudería. Necesitan hacer pruebas para que todo el mundo esté más o menos contento”, argumentó Kimi Räikkönen, miembro de la escudería Ferrari, en rueda de prensa de pilotos de la FIA previa al campeonato de Estados Unidos.

Por su parte, Michelin ha prometido que si regresa a ser el único proveedor de la F1 devolverá la esencia de la máxima competencia de automovilismo en el mundo.

“Michelin realmente podría ayudar a que el deporte vuelva a sus orígenes. Nuestros neumáticos serían tres segundos más rápidos por vuelta y harían que los conductores se sintieran contentos de demostrar su talento”, dijo el jefe de competiciones de Michelin, Pascal Couason, en entrevista con la BBC.

Pirelli se ha limitado a decir que acatará las recomendaciones de todos y mejorará el compuesto de los neumáticos. Otros competidores, como Niki Lauda, jefe de Vigilancia de Mercedes, abogó por Pirelli después que el neumático trasero derecho del auto de Sebastian Vettel, de Ferrari, reventara 200 metros antes de llegar a la meta en el Gran Premio de Bélgica.

“Es totalmente injusto si (Vettel) echó la culpa a Pirelli. En Ferrari decidieron arriesgarse a no cambiar los neumáticos en el momento debido y tienen que hacerse cargo de las consecuencias”, consideró el ex piloto austriaco.

A pesar de esas opiniones en contra, la empresa registró un crecimiento de 2.4% en las ventas netas, lo que significó una ganancia de 1,565 millones de euros (1,762 millones de dólares).

pirelli_neumaticos2_buena

 

Los neumáticos, una difícil elección

La elección de los neumáticos, que son el elemento crítico que transmite la potencia del motor a la pista, es fundamental en cada una de las carreras de la F1.

Tomás Grávalos explica que a todos los equipos les tocan dos tipos de llantas para cada Gran Premio:

  • De compuesto duro, que otorga más kilometraje, más vueltas, pero no es tan rápida.
  • Otra que es un poco más blanda, que no da tantas vueltas pero es un poco más rápida.

Existe uno o dos segundos de diferencia por vuelta entre un compuesto y el otro.

“Los equipos tienen que decidir entre menos paradas en los pits e ir más lento o si quieren ir lo más rápido posible pero entrar más veces a los pits. Cada equipo decide lo que más le conviene. Depende mucho de los equipos y los pilotos cómo pueden mantener su neumático para sacar el mejor resultado”, señala Grávalos.

Aunque Pirelli es consciente de los retos que implica la F1, tanto para los pilotos, los vehículos y las escuderías, Tomás Grávalos sabe que representa una oportunidad para desarrollar nuevas tecnologías.

“Estamos listos para asumir el reto. Si todas las llantas provienen de un proveedor, sólo uno debe invertir en el desarrollo. Un solo proveedor puede crear varios tipos de llantas para hacer las carreras más interesantes”, afirma el director general de Pirelli México.

 

Siguientes artículos

S&P prevé baja en calificaciones de mercados emergentes
Por

Las calificaciones de 28% de las compañías en mercados emergentes están con alertas de rebajas.   Reuters La posibi...