Por Jordi Greenham*

En la historia del emprendimiento nos hemos percatado de ciertos errores o factores que impiden un crecimiento adecuado o bien decisiones que se han tomado que evitan que tu startup sea exponencialmente atractiva.

Uno de los factores recurrentes para el fracaso de las empresas es no reaccionar de manera oportuna ante un mal producto o una mala decisión, esto repercute directamente en las arcas de la empresa. Aferrarse a una idea que no genera los dividendos esperados genera frustración dentro del equipo y pone obstáculos en el crecimiento deseado. Hay que tener la suficiente autocrítica de aceptar el momento en que una estrategia no funciona como se esperaba y tener capacidad de revirar el camino para afrontar los nuevos retos.

El equilibrio y perseverancia son la clave

Otro punto importante es el equilibrio que se debe de tener entre la vida personal y profesional; el cansancio puede jugarte una mala partida y nublar tu juicio en la toma de decisiones. No se debe llevar al límite las condiciones físicas ya que esto tendría como consecuencia una limitada respuesta ante cualquier circunstancia o bien al momento de enderezar el barco no contarás con la energía suficiente para ejercer esta actividad.

Como emprendedores muchas veces nos encontramos con la traba de encontrar muchas puertas cerradas o bien no contar con los contactos necesarios para poder crecer y dar a conocer tu negocio. Hay que emplear correctamente toda la red de conexiones que generemos y tengamos a la mano, siempre podrás llevarte una sorpresa y encontrar la ayuda que necesitas donde menos lo esperas. Involucrar a los inversionistas desde el inicio y perder el miedo a pedir alguna recomendación no le restará valor a tu proyecto, podría ser un punto nodal para subsistir en un mundo altamente competitivo.

Todo inicio de emprendimiento tiene sus dificultades, entre ellas el proceso legal y el registro de autoría, siempre hay que tener la seguridad de contar con los derechos del nombre y todo lo que involucra el registro de una nueva marca; así como la actividad que se realiza.

La estabilidad económica juega un papel destacado, sin dinero no hay que invertir y sin inversión no hay crecimiento, es un círculo en el que todos nos hemos visto inmersos. Se debe llamar la atención sustancialmente de todo el ecosistema de inversionistas, demostrando la tracción, escalabilidad y potencial del negocio, si tus números son firmes, constantes y con un crecimiento considerable; sin duda todos se pelearán para ser parte de tu proyecto.

Comunicación, organización y equipo comprometido

La operación del negocio debe estar bien establecida, independientemente si se abarca otra zona geográfica a la sede de la empresa, esto no debe ser un impedimento, al contrario, debe ser una ventaja. Por otro lado, algunas empresas tienen parte del equipo de trabajo en otras ciudades y desempeñan su función vía remota. Es de vital importancia que las herramientas de comunicación se mantengan siempre en el mejor estado, que la comunicación fluya adecuadamente y que en los canales no exista lugar a alguna confusión.

La sinergia dentro del equipo es importante, sin embargo, es más trascendental que el emprendedor alfa tenga una buena relación con los cofundadores e inversionistas. Todos deben de llevar la misma visión de negocio y saber bien en dónde están parados y el momento en el que se encuentra la compañía.

Se debe tener claridad en los objetivos y metas, sin embargo, para poder alcanzar todo lo propuesto debes de tener el foco y concentración para conseguirlo. Tu proyecto requiere de toda tu atención. Perder el interés es uno de los factores que más causa el quiebre de las startup y si quieres ser un unicornio nunca debes de perder de vista el objetivo del proyecto.

Ya que tienes lista la plataforma para el lanzamiento se deben de tener algunas consideraciones, por ejemplo, siempre hay que cuestionarse si el producto ya está listo para su lanzamiento o es demasiado pronto. Ambos escenarios tienen sus ventajas y desventajas, sin embargo, lo más importante es el dinamismo y pronta respuesta que tengas ante los comentarios de los usuarios o bien a las mejoras que vayas implementando sobre la marcha. Nunca olvides que este dinamismo es una de las principales ventajas que tienen las startup.

Escucha y conoce a los usuarios

Siempre y en todo momento debes de poner especial atención a los usuarios, sus necesidades y requerimientos, son el mejor feedback que puedes tener e ignorarlos te llevaría al fracaso. Al final el producto es para ellos, no olvides que eres un negocio explorando el mundo y necesitas hacerlo crecer para lograr la supervivencia, adáptate y anticípate a ellos.

Conocer al público objetivo es una de las principales tareas, saber atraparlo y llamar su atención es aún más importante, de esto depende que el conocimiento de marca, exposición y crecimiento sea el adecuado. Toda startup debe tener una estrategia de Mkt para llegar al nicho deseado, por obvias razones el presupuesto que esté designado debe tener el mayor rendimiento posible. Esta área de la empresa juega un papel fundamental y debe ser tomada en cuenta con la seriedad necesaria. Malgastar los recursos nos llevará al fracaso.

Competencia, precio justo y servicio

El precio que designas a tu servicio debe tener ciertas características, además de ser competitivo en el mercado, debes de valorar el gasto operativo que te genera la actividad como tal. Ten mucho cuidado en esta decisión; podrías complicarte la vida y existencia al no analizar correctamente cada una de las variables. Debes de prestar atención a tus competidores, pero no la demasiada, siempre hay que tenerlos en el radar y ver que ventaja se puede tener sobre ellos, incluyendo el precio ofrecido por un servicio.

Cuida los recursos, siempre te encontrarás en una situación crítica y mal gastarlos no es el camino del unicornio, al contrario, la obligación es maximizar cada peso que recibas o ingrese a las arcas de la empresa, ya llegará el momento de poder tomar decisiones económicas arriesgadas, pero en una etapa temprana de la startup no es lo más conveniente. Muchos de los emprendedores cometen este error y terminan matando al proyecto.

Podemos decir que el camino para ser un unicornio no es sencillo, como leímos en párrafos anteriores, hay muchos errores que cometen los emprendedores y les impide llegar a la famosa cifra de un billón de dólares. Otro factor que debes de tomar en cuenta es que tu proyecto o iniciativa cubra una necesidad real de la sociedad, si no vas encaminado a cubrir una demanda real, no aspires a ser el próximo unicornio. Atiende un problema real y actual y con ello comienza el largo camino para ser un proyecto escalable, con tracción y que despierte el interés de mucha gente a nivel mundial.

*Fundador y CEO de Homie.mx

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Millennials sexo
¿Qué tan productivos resultan los Millennials?
Por

Los millennials buscan un trabajo que les genere un significado; Sentir que lo que están haciendo les suma y contribuye...