A principios de 2018, el escenario de mayor incertidumbre sobre la relación peso-dólar era que Andrés Manuel López Obrador resultara electo presidente de México. Poco a poco, los mercados asimilaron ese triunfo y la moneda mexicana ha logrado navegar en relativa estabilidad las declaraciones del próximo presidente de México, pero ¿qué podemos esperar para el resto del año?

Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base explica que los mercados han reaccionado favorablemente al triunfo de López Obrador debido a tres motivos: 1) Que las elecciones transcurrieron en calma 2) Que el PRI y el PAN reconocieron la derrota y felicitaron al ganador, por lo que no hay ninguna impugnación sobre la votación 3) Que López Obrador dio ha mantenido un discurso conciliador tras el triunfo.

En lo que va del año, el peso acumula una apreciación de más de 5% frente al dólar, el camino puede seguir positivo para que el tipo de cambio pueda fluctuar en niveles de 17.95 pesos por dólar en tanto los siguientes factores transcurran sin sobresaltos, de no ser así, la divisa estadounidense podría alcanzar más de 21 pesos por dólar:

  • Que no ocurra una guerra comercial de Estados Unidos con China: Esto ocasionaría que China vendiera a los bonos de Estados Unidos, en respuesta, la FED ajustaría las tasas y el dólar se fortalecería.
  • Que no existan otros conflictos geopolíticos: Actualmente existen tensiones sobre la salida de Irán del acuerdo nuclear. Cualquier escenario de tensión en esta materia implicaría un fortalecimiento del dólar contra sus principales cruces.
  • Las decisiones de López Obrador: Muchos de los programas que ha anunciado el virtual presidente electo requieren de recursos y aunque actualmente la proporción de deuda está en un nivel aceptable (46% con respecto al PIB) , cualquier aumento que llevara la deuda a niveles cercanos a 60% del PIB ocasionaría una baja de calificación y una depreciación del peso.
  • Renegociación del TLCAN: Si México logra cerrar con éxito la renegociación del TLCAN con Estados Unidos y Canadá, el peso podría encontrar más rápidamente un nivel de equilibrio, sin embargo, si las negociaciones siguen prolongándose, será posible ver más incertidumbre sobre el tipo de cambio.

Lee también: Guerra comercial podría reducir 0.4% el crecimiento global: Fitch

 

Gabriela Siller considera que la administración saliente entregará una economía relativamente estable pues aunque ha aumentado el nivel de deuda, la inversión extranjera directa se mantiene y se ha avanzado en materia de indicadores de pobreza.

“AMLO está sobrado para hacer los cambios que necesite, incluso en materia constitucional, vemos que si la estructura de gasto cambia, puede darse un mayor crecimiento, tendremos que estar atentos a las decisiones que tome en materia energética y de finanzas públicas”, añadió.

 

Siguientes artículos

Fed no ajusta sus tasas, pero prepara alza para septiembre
Por

El banco central estadounidense espera otras dos alzas de tasas en el año, probablemente en septiembre y diciembre.