Prácticamente todos los días, únicamente exceptuando a veces los domingos, la atleta chihuahuense Quisia Guicho Recio se desplaza desde su casa hasta el gimnasio Raptor Crossfit para entrenar, llegando a pasar en promedio en este lugar a la semana ejercitándose más de 25 horas cuando poco.

“Se trata de un esfuerzo sumamente agotador”, explica, sin embargo, todo ese cansancio y presión que llega a tener se ve recompensado en ella cada vez que logra en una competencia colgarse una medalla.

Y esto fue precisamente lo que sucedió el pasado sábado 21 de julio, cuando conquistó, en el marco de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018 (JCC), celebrados en Barranquilla, Colombia, la medalla de oro en levantamiento de pesas, dentro de la categoría de envión 58 kilogramos.

Pero la norteña no se quedó únicamente ahí, sino que también ese mismo día se llevó la presea de bronce en la competencia, dentro de la categoría de arranque 58 kilogramos. “Mi experiencia en los juegos fue muy grata y al mismo tiempo muy competitiva, las contrincantes eran muy fuertes, sin embargo, íbamos muy bien preparados para competir”, dice en entrevista a Forbes México.

PUBLICIDAD

También te puede interesar: Samantha Terán, mexicana de oro en los centroamericanos 2018

 

El comienzo

 La historia de Quisia en este deporte es ya larga. Comenzó su carrera en la halterofilia hace poco más de 16 años, más por suerte que por otra cosa, y es que si bien siempre ha sido deportista, hasta antes de que sucediera su primer contacto con esta disciplina nunca había pensado en que su futuro estaría aquí.

“Yo comencé en su momento practicando atletismo, y era buena, hasta que una vez gente que ya estaba en este deporte me vio y me comentaron que quizás tendría buen potencial (para la halterofilia), por lo que empecé a practicar e inmediatamente después, en 2003, ya estaba participando en mi primera olimpiada nacional”, explica Guicho Recio.

A partir de ahí su carrera ha ido en ascenso, ya que ha representado a México en los campeonatos mundiales de la especialidad en 2009 y 2017, en los campeonatos panamericanos de 2013 y 2016, además de en los Juegos Panamericanos de 2015, donde consiguió una medalla de bronce.

“Lo que sucedió fue que acabé por enamorarme de este de este deporte que para mí es muy bonito y que me ha dado la oportunidad de conocer mucha gente, y prácticamente desde entonces la única vez que paré fue cuando nació mi hijo”, expone la atleta.

 

El siguiente paso

Luego de la buena participación que tuvo en los JCC, Quisia se preparara ya para su siguiente parada, el Campeonato Mundial de Halterofilia, el cual se realizará a finales de este año en la ciudad de Asjabad, en Turkmenistán.

Posteriormente, vendrán a mediados del año que viene los Juegos Panamericanos en Lima. La chihuahuense espera seguir aquí el camino positivo en ambas competencias, para seguir sumando puntos de cara a su calificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la meta final de todo su esfuerzo.

“Quiero ir a Tokio, el proceso estoy segura de que será muy complicado, pero nada es imposible, mi meta es primero estar entre las primeras ocho del mundo y, por qué no, pensar después en una medalla, para lograr esto tengo que ir primero superándome a mi misma y es el momento para hacerlo”, finaliza.

Te puede interesar: ¿Sabes cuánto oro hay en una medalla olímpica? Aquí te lo decimos

 

Siguientes artículos

América Latina se encuentra otra vez de cabeza
Por

Nuestra región latinoamericana vuelve al centro de las noticias y no de muy buena manera. La democracia no está pasando...