Ramón Laguarta es un directivo que tiene Pepsi en las venas. De sus 54 años de vida los últimos 22 los ha pasado en Pepsico Inc y por ello su nombramiento como el sucesor de Indra K. Nooyi al frente de la compañía no fue una sorpresa, sino más bien una jugada estratégica.

Aunque la sorpresa la dio Nooyi al darse a conocer este lunes que dejará su cargo como la principal ejecutiva en la segunda empresa de bebidas y alimentos, después de que ha dedicado 24 años de su vida a la compañía y en la mitad de ellos ocupando el puesto principal como consejera delegada. Aunque se precisó que la ejecutiva seguirá de presidenta de la multinacional hasta principios del 2019 para garantizar una transición fluida y sin problemas.

Laguarta será el sexto director general en la historia de PepsiCo y tal como ha hecho siempre la empresa, proviene de su interior, ya que en los 53 años de historia de la compañía, todos sus CEOs han sido nombrados de dentro de la empresa, como ejemplo de “planificación en la sucesión”, detalló la propia compañía.

Lee: Indra Nooyi deja las riendas de Pepsi; Ramón Laguarta ocupará su lugar

PUBLICIDAD

Ramon Laguarta (PRNewsfoto/PepsiCo, Inc.)

Quienes siguen de cerca los movimientos de la refresquera veían como cuestión de tiempo que se diera un cambio de timón. En septiembre de 2017 Laguarta se desempeñó como presidente de la multinacional de bebidas refrescantes, con lo que supervisó como encargada de las operaciones globales, estrategia corporativa, políticas públicas y asuntos gubernamentales.

Previamente fue el director ejecutivo en África Subsahariana, uno de los negocios más complejos de PepsiCo con operaciones que abarcan tres continentes y que comprendían mercados en desarrollo y emergentes, siendo uno de los principales retos de su carrera.

Aunque la posición y las funciones no le eran del todo desconocidas, ya que antes de viajar a África se desempeñaba como presidente regional de PepsiCo de Europa del Este; que se sumaban a su descripción en su currículum, como diversas funciones de ventas, mercadotecnia y otras funciones comerciales en todo el Viejo Continente.

Antes de PepsiCo, Laguarta trabajó para la empresa de confitería Chupa Chups, con sede en España, donde ocupó diversos cargos internacionales en Europa y Estados Unidos.

Laguarta reportaba directamente a Nooyi, y la aún consejera delegada se mostró satisfecha con su reemplazo, como se lee en el comunicado divulgado por Pepsico:

“Es exactamente la persona adecuada para construir sobre nuestro éxito. Es un excelente ejecutivo con un largo y probado historial de negocios en crecimiento (…) y ha demostrado que sabe cómo navegar con éxito. Ramón ha sido un socio fundamental en la gestión de la empresa, y estoy segura de que llevará a PepsiCo a nuevas y mayores alturas en los próximos años”.

Además, Laguarta forma parte de un nuevo grupo de líderes al interior de la compañía, los cuales han ido ganando espacios en la estructura de la empresa, como Laxman Narasimhan, CEO para Latinoamérica -que además sumó las competencias dejadas por el español en Europa y el África Subsahariana-; y Silviu Popovici, presidenta de la marca en Rusia y Ucrania, que también fue designada presidenta en Europa y el África Subsahariana, tras el ajuste de Laguarta.

“Ramón, Laxman y Silviu son ejecutivos muy respetados con largos historiales de resultados sólidos a lo largo de sus carreras”, dijo hace poco más de un año la propia Noooyi en el comunicado que dio a conocer la nueva posición de Laguarta y en el que se justificaron los movimientos como una decisión de la compañía para ascender a “grandes líderes” en su interior.

Cabe destacar que el consejo de administración de Pepsico eligió por unanimidad a Laguarta, para suceder a Nooyi en la multinacional estadounidense y esto se hará oficial el próximo 3 de octubre, cuando la veterana de 62 años deje formalmente el cargo y el español tome la batuta.

Con información de Pepsico, El País y agencias.

 

Siguientes artículos

Suiza apuesta por México sin importar cambios políticos ni TLCAN
Por

Suiza es el noveno inversionista más grande para México, con 9,000 millones de dólares, según datos de 2000 a 2015.