Lo que viene en 2021 para las redes sociales es, sin duda, el inicio de serias discusiones para regular a las plataformas, en particular el artículo 230 de la ley de decencia en telecomunicaciones que, por una parte, permite la existencia de los medios sociales y, al mismo tiempo, las blinda y las exime de cualquier responsabilidad sobre los que los usuarios suelen publicar.

La situación en este caso es clara, tanto Trump como Biden coinciden en la necesidad de regular a las redes sociales y tanto demócratas, como republicanos, han iniciado una serie de iniciativas en el Congreso para discutir los alcances de la inmunidad de las redes y, en todo caso, hacerlas responsables por lo que los usuarios suelen publicar.

Y es que, de nueva cuenta, el presidente Trump amenazó con vetar el presupuesto de defensa para 2021, conocida como la Ley de autorización de defensa nacional, si el artículo 230 no es modificado, argumentando una severa violación a la seguridad nacional: “(el Art. 230…) Es una seria amenaza para nuestra seguridad nacional e integridad electoral. Nuestro país nunca podrá estar seguro y protegido si lo dejamos en pie…” escribió en su cuenta de Twitter.

El presidente electo Biden tiene una postura similar, aunque no necesariamente tan combativa. En una entrevista para el New York Times, el entonces candidato afirmaba que el Artículo 230 debía ser revocado: “…desde mi perspectiva, he opinado que no sólo deberíamos preocuparnos por la concentración de poder, deberíamos estar preocupados por la falta de privacidad y que ellos (Facebook) estén exentos (de mentir)”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En mayo de este año, Trump inició un proceso de revisión del artículo 230 con el objetivo de aclarar los alcances que tiene y, en todo caso, iniciar un proceso de reforma o incluso desaparición. Para él, las redes sociales no tienen una actitud pasiva frente a los contenidos que publican, puesto que pueden etiquetarlos, editarlo o incluso borrarlos, lo que los convierte en editores. Biden coincide, dicho artículo no puede continuar existiendo de la misma manera.

Dicho artículo ya ha sido modificado anteriormente, por ejemplo, en 2018 cuando se adaptó para combatir el comercio sexual en plataformas digitales. Sin embargo, una paulatina desaparición evitaría que las redes sociales pudieran existir como tales, puesto que tendrían que responder por cada una de las publicaciones que los usuarios hicieran, lo cual es imposible, sin contar que, dejarían de existir plataformas que coadyuvan en la libertad de expresión.

¿Es necesaria una regulación en las redes sociales? Sí, explica el Foro en Información y Democracia, pero no en el sentido que la clase política desea, sino para luchar contra la información falseada y la Infodemia y ayudar a la población a recibir datos confiables en el contexto de la situación que vivimos en este momento.

Por ello, hablan de una meta regulación, es decir una serie de lineamientos que las plataformas deben seguir para crear sus propias normas de publicación de contenidos con atención a principios internacionales del derecho de acceso a la información y libertad de expresión y con suficiente transparencia para garantizar la participación de gobiernos y ciudadanía en su formulación.

Se aproxima una regulación para las plataformas digitales, es un hecho, lo que corresponde entonces es verificar que siga existiendo una libertad en los contenidos, equilibrando libertad de expresión y extendiendo la protección de los usuarios frente a noticias falseadas y uso faccioso de los datos de los usuarios.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter:@sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

2020, un año perdido para la educación
Por

Antes de la pandemia, se estimaba que para 2030, más de la mitad de los niños y jóvenes del mundo no tendrían las habili...