Por Carlos Navarro y Sergio Meneses*

Para una empresa siempre es difícil afrontar procesos de reducción de costos y gastos por sus implicaciones, ya que en ocasiones las consecuencias pueden llegar a ser dramáticas -como despidos masivos, cierre de plantas, etcétera-. Sin embargo, una buena estrategia alineada con el negocio puede acabar con un balance negativo de resultados y evitar, en muchos casos, estos desenlaces. Se trata simplemente de aplicar la coherencia y canalizar los recursos para impulsar la ventaja competitiva de la empresa.

 

Menos es siempre más

PUBLICIDAD

Grandes compañías han hecho precisamente de este lema su negocio; incluso, han logrado posicionarse como líderes indiscutibles en sus industrias. Ikea, compañía número uno en el sector de muebles y decoración, es un claro ejemplo. Su éxito se basa en eliminar los costos de montaje o entrega a domicilio.

Sin embargo, en la primera década de este siglo, Ikea atravesó serias dificultades debido a la crisis económica mundial que afectó con fuerza a sus principales mercados. Para superar esta situación,  la firma optó por invertir el total de sus beneficios netos, ofrecer precios aún más bajos y prepararse para el crecimiento a largo plazo a través de cambios estructurales, como: el aumento del volumen de productos, la mejora de la cadena de suministro, la reducción de costos operativos y la apuesta por el empoderamiento de los colaboradores. Así, sus últimos resultados registraron un crecimiento anual del 7.1% en su facturación a nivel mundial, superando los 34 mil millones de euros a nivel global.

 

Costos buenos, costos malos

Como lo demostró Ikea, salir fortalecido de situaciones adversas es posible siempre y cuando se hagan los cambios precisos. Por el contrario, según el Índice Fit for Growth de Strategy&, parte de la red de PwC, el 78% de las compañías asegura no contar con las capacidades necesarias para conseguir el éxito.

¿Cómo podemos entonces cambiar esa percepción y convertirla en un impulso positivo, incluso en épocas turbulentas? Existen cinco cambios de mentalidad que pueden ayudar a las compañías a establecer una estrategia de gestión que sacuda y devuelva a las empresas a la senda del crecimiento:

  • Conectar los costos con la estrategia.
  • Replantearlos acorde con las capacidades.
  • Establecer un presupuesto base cero “zero-based budget”.
  • Implementar un plan de gestión sustentable.
  • Ser proactivos.

En primer lugar, se trata de enfocar los recursos disponibles a las prioridades fijadas en la planeación estratégica y hacerlo de forma sostenida, más allá de un simple año fiscal, es decir, planear con perspectiva al igual que se hace cuando se diseña un plan de negocio.

En segundo lugar, es necesario dar a conocer las inversiones realizadas en las “capacidades diferenciadoras” que distinguen a la compañía, así como los patrones de gasto actuales. Se trata de una tarea complicada, ya que los sistemas de reporte no suelen vincular estos dos conceptos. Al hacerlo se podría abrir un diálogo fructífero que lleve precisamente al tercer paso: establecer partidas que rompan con lo establecido anteriormente y las empresas se alejen de los habituales porcentajes de incremento o rebaja que se aplican año con año.

Por otro lado, las compañías deben aplicar un plan de gestión sustentable centrado en las ventajas competitivas para aumentar el reconocimiento de la marca. La intención es ser capaces de que los empleados asuman las decisiones de gasto como si el dinero procediera de su propio bolsillo y así formar parte de los valores contenidos en la cultura organizacional. Por último, cabe hacer referencia a la necesidad de ser proactivos, es decir, tomar decisiones antes de que sea demasiado tarde o inevitable.

 

Las crisis también son oportunidades

En Strategy& estamos convencidos que, a pesar de la incertidumbre y la volatilidad de los mercados a nivel global, es posible mantenerse e incluso crecer sin sobresaltos, aun cuando el punto de partida de una compañía no es el deseado. Finalmente, muchas crisis pueden suponer grandes oportunidades para aquellas compañías responsables que asumen riesgos y son coherentes con lo que piensan, hacen y transmiten a todos los niveles y en todos los aspectos, incluido el presupuestario.

*Carlos Navarro y Sergio Meneses son socios de PwC Strategy&

 

Contacto:

Correos: [email protected][email protected]

Twitter:  @PwC_Mexico

Linkedin: PwC México

Facebook: pwcmexico

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.