Mark Parker, CEO de Nike desde 2006, dejará las riendas ejecutivas de la compañía el año que viene. Su sustituto será John Donahoe, máximo ejecutivo de la firma de servicios en la nube ServiceNow.

La salida de Parker parce ser una estrategia que pretende acelerar la transición tecnológica de la empresa estadounidense.

De acuerdo con Expansión, Parker deja la compañía en un buen momento, cuando sus acciones se encuentran en máximos históricos en Bolsa.

Las acciones de Nike cotizan por encima de los 96 dólares, tras revalorizarse un 26% desde enero, y su capitalización está a punto de alcanzar los 150.000 millones de dólares.

Los resultados trimestrales de Nike superaron las previsiones más optimistas, ya que registró un beneficio de 1,367 millones de dólares (mdd), lo que equivale a un incremento de 25%.

La facturación se elevó un 7%, hasta 10.660 millones de dólares.

Te recomendamos: Análisis | Nike, casi en máximos históricos aunque aún vale la pena comprar

 

Siguientes artículos

Liverpool
Suburbia ‘destiñe’ las ventas de Liverpool
Por

Las ventas del grupo registraron un retroceso de 0.5% en tiendas comparables, generado por la caída en las transacciones...