Por Verónica González*

Al mencionar Ciudad Juárez lo primero que resuena es violencia y narcotráfico. Esta ciudad que se ubica en el paso fronterizo entre México y Estados Unidos ha atravesado por una de las décadas más complejas de su historia donde el crimen organizado y fuego cruzado entre carteles de droga han derivado en miles de asesinatos, en empresas que abandonaron la ciudad, en desempleo y en pobreza.

Quienes permanecimos en Ciudad Juárez nos enfrentamos a una pregunta evidente y es ¿qué hacer para cambiar esta situación? Es así como desde la administración municipal actual y de la mano de empresarios y asociaciones civiles hemos comenzado a colaborar desde diferentes ámbitos entrelazando acciones correctivas y preventivas para transformar la realidad de Juárez y hacerla una ciudad más resiliente.

Desde la alcaldía hemos tomado una actitud de respuesta inmediata y acciones concretas. Hemos fortalecido los sistemas de vigilancia y promovido los mecanismos de denuncia anónima, también hemos mejorado las condiciones de seguridad de los policías y generado soluciones para que las mujeres puedan solicitar ayuda fácilmente ante una situación de peligro. Además, hemos comenzado a implementar el uso de datos para ayudar a detectar situaciones potencialmente violentas.

La empresa privada en Ciudad Juárez también se ha comprometido en la lucha contra el crimen. Como gremio, los empresarios han tomado conciencia de su papel dentro de la sociedad y han sido sensibles ante la problemática poniendo recursos para generar sistemas que le permitan a la ciudad tomar mejores decisiones y apoyar proyectos de fortalecimiento de instituciones y de prevención social de la violencia y la delincuencia para lograr un impacto positivo en la comunidad.

La línea de atención 2232, por ejemplo, está financiada por el Gobierno del estado de Chihuahua y operada por el gremio de empresarios Ficosec. En conjunto también se creó la unidad de prevención de la violencia y el Observatorio Ciudadano desde el cual se hace monitoreo constante y reportes de incidencia delictiva donde se caracterizan todo tipo de crímenes y denuncias. Esta herramienta de monitoreo tiene un potencial enorme para que el municipio pueda tomar decisiones, ver patrones de comportamientos y encender las alertas ante tipos de violencia incipientes.

Pero las acciones anteriormente descritas no tendrían sentido sin el involucramiento de la sociedad civil. Los ciudadanos de Juárez han demostrado gran capacidad de resiliencia al querer tener una mejor ciudad y tomar conciencia de todo lo que ha pasado. Están aprendiendo la importancia de “denunciar” y aunque aún es un comportamiento incipiente poco a poco se espera que las personas comiencen a perder el miedo y entender su compromiso para poder tener un lugar más seguro para vivir.

Nuestro plan es continuar fortaleciendo el trabajo en materia de seguridad pública con acciones de corto y largo plazo, una de ellas es el análisis de información para utilizar la tecnología y los datos para monitorear permanentemente la ciudad y encender sistemas de alarmas, ahondar en esa información clave y patrones de comportamiento que ayuden no solo a anticiparse al crimen, pero también a otras necesidades de la ciudadanía. Por ejemplo, para identificar lugares donde sea necesario poner más policía o encontrar la correlación entre los bajos estudios y la vulnerabilidad en determinado lugar y tomar así la decisión de construir una escuela.

Ciudad Juárez ha enfrentado retos muy complejos, pero gobierno, empresa privada y la comunidad ha comprendido que la única forma de mejorar la ciudad y salir de la violencia es luchando juntos contra ella. El camino aún es muy largo pero los primeros cimientos ya se están construyendo.

*Directora de Resiliencia de Ciudad Juárez.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cuando es insuficiente que la Iglesia pida perdón
Por

La institución requiere de acciones congruentes, contundentes y firmes que erradiquen prácticas que estigmatizan negativ...