Por Esther Riveroll*

La era de la robótica parecía lejana, casi como el guion de una vieja película de ciencia ficción, en donde las máquinas poseían conciencia propia y habilidades difíciles de controlar, algo similar a la narrativa de Terminator. En el mundo moderno, no sólo existen robots en operación, sino también entes robotizados capaces de convivir y colaborar con el ser humano: los cobots.

En un entorno industrializado, los también llamados “robots colaborativos” pueden ayudar en diversos sectores como el automotriz —en actividades de ensamblado, pintura, barnizado, entre otras— o en el logístico —en el acomodo de mercancía en un almacén, por ejemplo—.

En el ámbito científico, este tipo de robot ha traspasado los límites humanos al participar en un proceso quirúrgico altamente especializado. Se prevé que próximamente auxilie a personas con capacidades diferentes o con problemas médicos en sus actividades domésticas.

Algunos expertos en robótica prevén que este 2019 será un gran año para los robots comerciales, debido a que algunas compañías están aumentando su producción y otras ya están logrando avances importantes en investigación. Boston Dynamics, una empresa de robótica propiedad de la firma tecnológica SoftBank, planea producir alrededor de 1,000 robots Spot-Mini de cuatro extremidades. Dichas máquinas podrían usarse potencialmente en el cuidado de ancianos.

Además, investigadores de la Universidad de California en Berkeley, y de la Universidad Carnegie Mellon, crearon un robot bípedo que se desplaza sobre terreno rocoso y desigual. Esto les permite incursionar en la exploración espacial y la respuesta ante desastres.

En la era de la tecnología 5.0, donde hay una convivencia entre el robot y las personas, el cobot ha sido creado para interactuar y colaborar, casi hombro con hombro con el ser humano, e incluso con otra máquina. A diferencia del robot industrial, que apareció en las fábricas durante los años 1950, el robot colaborativo es ligero, ocupa menos espacio, tiene sensores inteligentes y permite liberar al trabajador de una labor repetitiva y de carga de tareas.

Uno de los nichos en donde los cobots crecerán de forma importante es el reparto de mercancías. Como parte de un proyecto piloto en el estado de Washington, Estados Unidos, Amazon puso en marcha, en enero, seis robots repartidores para entregar paquetes. Estos pequeños motorizados con ruedas están asistidos por seres humanos que los acompañan durante el día, de lunes a viernes, y aunque son inteligentes aún no pueden subir escalones ni tampoco traen brazos que les permitan tocar la puerta o el timbre de la casa del usuario. Con esta innovación, el gigante del e-commerce enfrenta desafíos importantes: conjuntar una flota de repartidores-robots a bajo costo y que garanticen la seguridad en el reparto, además acceder al domicilio del cliente, pero sobre todo, que los consumidores no asuman un costo adicional por recibir su producto de manos de un cobot.

Universal Robots es uno de los fabricantes que más ha impulsado al robot colaborativo. Recientemente instaló estas máquinas en la empresa multinacional Continental Automotive, a fin de automatizar la fabricación y la manipulación de placas de circuito impreso (PCBs, por sus siglas en inglés); con esto redujo tiempos de cambio al 50%, de 40 a 20 minutos, respecto a la misma tarea realizada de forma manual.

Por otra parte, los cobots abren grandes posibilidades en la industria del empaque en áreas de empaquetado y paletizado automatizado, lo que mejoraría ampliamente los costos de envolver nuevos productos. Además, el precio más asequible de estas máquinas permite abrirse campo en las pequeñas y medianas empresas (Pymes), con una oferta al alcance de su bolsillo.

En la película Yo Robot (2004) se dice que una de las leyes de la robótica es que “un robot no puede dañar a un ser humano, ni por inacción permitir que un ser humano sufra daño”. Esta premisa deberá regir la actividad del cobot en los próximos años y desarrollar el potencial del trabajador, no su eliminación de la actividad productiva, así como desarrollar mejores negocios.

*Fundadora y directora general de Alldatum Business.

 

Contacto:

Twitter: @Esther_Riveroll

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cenace propondrá crecimiento ‘adecuado’ de energías limpias en México
Por

El director del órgano energético adelantó que el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional estará listo a f...