Este texto fue publicado originalmente el 25 de septiembre de 2017.

La planeación urbana de la Ciudad de México ha sido desordenada, sin contar con un Atlas de Peligros y Riesgo y con un Programa General de Desarrollo Urbano (PGDU) que no se ha actualizado en por lo menos 10 años, advirtió Ignacio Cabrera, maestro en Urbanización y Desarrollo Socioeconómico.

El crecimiento de la ciudad, sin contar con dos referentes normativos esenciales como estos, implica serios riesgos, aseveró en entrevista con Forbes el también presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la Ciudad de México.

“Estamos en una parálisis que, desafortunadamente, nos agarró durante un sismo como el del martes y ahí están en parte las consecuencias. Muchas veces se alertó que era urgente tener todos esos instrumentos de planeación para reforzarlos y salir un poco de esa cadena tan tremenda de corrupción inmobiliaria”, señaló Cabrera.

PUBLICIDAD

Pese a que hasta el momento permea la idea de que muchos edificios que colapsaron durante el sismo de 7.1 grados en escala de Richter del pasado 19 de septiembre, fueron construidos antes del movimiento telúrico de 1985, el urbanista apuntó a casos como el del conjunto de departamentos en la colonia portales conocido como Residencial San José.

“De alguna manera hay complicidad entre desarrollador de vivienda alta, baja, media, popular, y la autoridad”, consideró Cabrera.

Lee: Solo 103 escuelas de la CDMX regresarán a clases este lunes

Actualmente no existe una versión pública del Atlas de Peligros y Riesgos, que fue elaborado por la Secretaría de Protección Civil con apoyo de académicos de la UNAM.

“Sé que ese Atlas de Riesgo se tiene desde hace años, incluso con la participación activa de la Universidad Nacional Autónoma de México, con sus escuelas de ingeniería, pero por alguna razón no se publicó, ahora dicen que efectivamente no se publicó porque no encajaba con una serie de manejos de la normatividad y eso iba a quitar desarrollos inmobiliarios importantes”, explicó.

Toda vez que se desconoce la información que advierte respecto a las partes en donde existen mayores impactos geológicos, por inundaciones, derrumbes, la ubicación de cuencas hidrológicas, y otros riesgos, no se puede integrar a los programas de desarrollo urbano delegacionales, parciales o al general.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) continúa en el proceso de análisis y aprobación de la propuesta del PGDUCDMX que elaboró el Consejo para el Desarrollo Urbano Sustentable (Conduse) y que entregó a este órgano legislativo en noviembre del año pasado.

“El temblor del 85 fue un parteaguas que nos permitió de alguna manera darnos cuenta qué tan endeble era nuestra ciudad. Había que revisar una serie de zonas críticas que el mismo temblor del 85 nos marcó, se debieron de haber cruzado todos los sistemas de planeación, reglamentación, normas y sí se revisaron los reglamentos de construcción, pero ahora nos queda demostrado que a lo mejor no ha sido lo suficientemente estricto”, detalló Cabrera.

 

Siguientes artículos

billetes-peso-2
2017, primer año de ganancias del peso desde 2012
Por

En 2017, la moneda local acumuló un rendimiento del 5.0 por ciento, su primer año de ganancias desde 2012, también ayuda...