Por: Arturo Ordaz, Luis Fernando Lozano, Héctor Alfonso Morales, Mauricio Hernández y Fernanda López

Desde su creación en 1946, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) se forjó con el propósito de hacer de la educación superior, el motor del cambio industrial y económico del país.

 

De sus aulas, han egresado personajes relevantes para la vida pública reciente de México como Emilio Lozoya Austin (exdirector de Pemex y hoy prófugo de la justicia), Luis Videgaray (exsecretario de Hacienda), José Antonio Meade (excandidato presidencial) o Agustín Carstens (exgobernador de Banxico).

El fallecimiento de Fernanda Michua Gantus, una de sus alumnas, cimbró a la institución. Según la madre de la estudiante, la muerte fue derivada “de ataques de epilepsia y depresión combinados con fuertes migrañas, esta condición la mantenía oculta para que fuera tratada con las exigencias y compromisos de cualquier persona”.

Te puede interesar: ‘ITAM, tu nombre tiene sangre’, reclaman estudiantes; presentan pliego petitorio

Además, manifestó que el enojo de Fernanda con el ITAM “era la forma burlona y humillante que algunos maestros tenían hacia los alumnos. Desde el primer día la amenazaron con la espada de Damocles de que no llegaría a graduarse. Mi hija detestaba ese ambiente donde la empatía y la bondad de dichos profesores era inexistente”.

Se desató un debate en torno a la presión escolar que viven cada uno de sus estudiantes dentro de las aulas. El alumnado puso en evidencia las humillaciones por parte del personal docente que afectan, según indican, la salud mental de quienes toman clases en ese centro educativo.  El domingo 15 de diciembre estudiantes convocaron una asamblea para pedir a las autoridades atender su salud mental. 

Según un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana, el 30.2% de los alumnos de nuevo ingreso a la educación superior refiere un problema de salud mental y 15.8% registra conducta suicida. Los alumnos del ITAM reclama falta de atención a esta problemática.

“Es un poco el argumento: ‘el ITAM no es para todos’. No se trata de que no sea para todos, sino que si ya lo elegiste, que la escuela te dé las herramientas para poder terminarlo. Como ambiente, es un ambiente pesado,  se puede hablar de un ambiente competitivo y que hay cierta hostilidad desde maestros, alumnado.

“Hay mucha exigencia. Sabemos que el ITAM es exigente y lo que se reclama es que se exija, pero no se trate mal con esta exigencia. Lo que se se refiere el ‘no maltrato’ es que un maestro no denigre a un alumno por no alcanzar cierta calificación o no responder cierta pregunta en el examen”, afirma Arturo Duque, egresado de Relaciones Internacionales del ITAM.

Otro estudiante, Luis Felipe Alcántara de Ciencias Políticas, explica que en las aulas hay diversidad de profesores: “los que te dan tiempo de entregar tareas y entender si tienes algún problema; y quienes humillan”.

Ejemplifica a estos últimos:  “Hay un profesor muy bueno, reconocido, que tiene muchos ‘papers’, que es alguien intocable en el departamento de Economía. Viene de la London School, tiene diplomas en Harvard y en ese sentido, en una clase, un compañero dijo algo que estaba mal de un modelo económico y el profesor le preguntó si sus papás eran primos. El que te humillen públicamente es duro en ese ambiente tan competitivo”.

Como respuesta a la problemática de salud mental que denuncian sus estudiantes, el ITAM anunció una serie de medidas para dar una respuesta: creación de una dirección de asuntos estudiantiles, servicio gratuito de atención emocional y la promoción de un ambiente de respeto.

Meritocracia y ¿generación de cristal?

Luego del fallecimiento de Fernanda Michua Gantus, hubo quienes se mostraron a favor de las exigencias que sufren altos niveles de estrés, mientras otros los clasificaron como la ‘generación de cristal’, despreciando los argumentos de la presión académica.

El sociólogo José Miguel Candia explica que, para crear entornos saludables en las aulas del ITAM, la parte docente debe tener un “sistema de reciprocidad en la enseñanza”, para que “no sea un verdadero bochorno para los estudiantes llevar adelante el ciclo académico de manera regular”.

Incluso, apunta hacia la ‘meritocracia’ que tiene aspectos ‘buenos’ como la búsqueda de la excelencia profesional. Sin embargo, explica que “aún en establecimientos privados con buen estatus socioeconómico, existen desajustes: un buen maestro imparte conocimiento, establece una situación de comunión con sus alumnos y está atento a situaciones conflictivos”.

En este caso, las redes sociales potenciaron la visibilidad de la muerte de la alumna del ITAM. Surgieron detractores y quienes apoyaron las demandas de los estudiantes de una mayor atención a su salud mental. Los críticos mencionaban que existe actualmente ‘una generación de cristal’.  ¿Es verdad?

“Las expectativas son otras, es muy fácil descalificar y quienes somos miembros de otras generaciones decimos ‘la generación de cristal, que se ofende de todo’, pero es una generación que viene de una base más alta, es una generación privilegiada, porque tiene acceso a mejores estándares de vida en muchas variables como salud, educación, etc…, pero aspira a cosas nuevas”, expone Carlos Silva, especialista en plataformas digitales.

 

 

 

 

 

 

Siguientes artículos

trolebus-Iztapalapa-cdmx
En marcha, 23 nuevas unidades del Trolebús en CDMX
Por

La jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, dio el banderazo de salida a 23 nuevas unidades del Trolebús, con las que ya se c...