En los últimos meses, durante las giras de trabajo que he efectuado por diferentes puntos de la República, constantemente se me han acercado reporteros con una misma inquietud: En un año caracterizado por las dificultades económicas y los recortes presupuestales ¿qué le depara al sector de la vivienda para el 2017?

Vale la pena detenernos en esta pregunta a fin de disipar muchas dudas y compartir algunas buenas noticias.

Lo primero que debemos entender es que la Nueva Política Nacional de Vivienda puesta en marcha por el presidente Enrique Peña Nieto es un proceso firme, decidido y que no se va a detener por ningún motivo.

Es más, en 2017 esta Política se enfocará en las personas que perciben de 1 a 2.6 salarios mínimos, para que hagan valer su derecho a una vivienda digna tal y como lo marca nuestra Constitución. Esa es la instrucción que tenemos.

En días pasados, hemos dado a conocer un importante paquete de medidas para que el sector de la vivienda cierre 2016 fuerte y vigorosamente, y para que el año próximo se observe el mismo dinamismo que ha caracterizado estos cuatro años del gobierno del presidente Peña Nieto.

Por principio, para cerrar el año en curso, a través de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) destinaremos 310 millones de pesos para desahogar “parte de la tubería” -por así llamarla- que se encuentra en la pila del Infonavit y 20 millones de pesos adicionales para desahogar totalmente lo que se encuentra en el Fovissste.

Además, concluiremos exitosamente los programas vigentes para las Fuerzas Armadas, Vivienda Joven y Construye en tu tierra, el cual ha permitido a los migrantes nacionales hacerse de un patrimonio en beneficio de sus familias en nuestro país.

Ahora bien, a partir de enero próximo, destinaremos de manera inmediata 800 millones de pesos de recursos presupuestales adicionales, para seguir con la individualización en el Infonavit.

Solamente en el 2017, ese instituto tiene previsto alcanzar 450 mil créditos totales.

Una vez realizado este ejercicio, contaremos con un monto adicional de 4,500 millones de pesos, solo para vivienda nueva. Es aquí donde viene uno de los principales cambios: por instrucciones del Presidente Peña Nieto, y con la intención de proteger a los que menos tienen, habremos de enfocarnos en las personas que ganan entre 1 y 2.6 salarios mínimos.

No olvidemos que, por primera vez en 17 años, el salario mínimo tuvo un incremento importante, lo que permitirá a muchas familias que perciben ingresos menos a los 2.6 salarios, hacerse de una vivienda digna de al menos dos habitaciones y con más de 45 metros cuadrados con 315 mil pesos.

Colocaremos el subsidio y el crédito para vivienda nueva en zonas de rezago habitacional para atender a esa población de bajos ingresos, sin afectar el dinamismo del sector y su impacto positivo en la economía.

En días recientes, el Infonavit anunció un incremento de casi 70% en el monto de todos sus créditos, con un tope de 1 millón 552 mil pesos, lo que permitirá llegar a trabajadores de mayores ingresos.

Para los trabajadores del Estado, Fovissste otorgará, por primera ocasión, un segundo crédito que permitirá ampliar este mercado de forma importante.

Adicionalmente, de la mano con las desarrolladoras de vivienda sancionaremos a los asesores de venta que cometan actos de corrupción y que distorsionen el mercado.

Y todo esto, además, trabajando en favor del medio ambiente, toda vez que se estandarizarán los criterios de sustentabilidad de todos los programas que tenemos en operación; es decir, casas con menores emisiones contaminantes y menores gastos de luz y gas.

Asimismo, en 2017 iniciaremos un programa de apoyo para sectores específicos de la población como docentes y médicos de excelencia, a través de incentivos que premien su desarrollo profesional.

¿Qué significa todo lo anterior? Que, en el 2017, la Política Nacional de Vivienda seguirá dando resultados y lo hará fortaleciendo los criterios de transparencia y certidumbre que la vieron nacer.

Gracias a todo esto podremos igualar e incluso superar las 130 mil acciones de vivienda logradas en 2016 y, como ya mencioné, enfocándonos en los trabajadores de menores recursos.

Eso es lo justo, lo éticamente correcto y así lo vamos a hacer.

 

Contacto:

Twitter: @Rosario_Robles_

Facebook: rosarioroblesberlanga

Página: gob.mx/sedatu

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Fórmulas para usar el estrés a nuestro favor
Por

El estrés es ese estado de cansancio mental provocado por la exigencia de las tareas diarias y se ha convertido en un co...