Notimex.- Para superar la situación de “crisis” en la que se encuentra inmerso el mercado automotor de vehículos nuevos, con 31 meses de ventas a la baja, la industria propuso un programa que reactive el mercado mediante la renovación del parque vehicular para microempresarios.

El director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales, explicó que el programa buscaría dar apoyo en el crédito y además un estímulo fiscal, con la disminución en el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN), así como incrementar el monto de lo que se permite hacer deducible en el Impuesto Sobre la Renta para Automóviles.

El ISR para autos, recordó, está topado en 175,000 pesos dividido en cuatro ejercicios fiscales, lo cual es muy bajo y no se ha actualizado desde 2018, y debería llegar a 340,000 o 350,000 pesos.

Con esas dos medidas, crédito y estímulos fiscales, en las que podrían participar la banca de desarrollo y el sector financiero, se concretaría una renovación de los vehículos de transporte público concesionado, señaló el directivo en entrevista con Notimex.

Lee: Venta de autos en diciembre fue la más baja desde 2014

El programa, dijo, buscaría apoyar además al transporte público en general, tanto a taxistas como microbuseros, pero también para todos aquellos transportes que son utilizados para las actividades productivas de los microempresarios, como puede ser un abarrotero o carpintero.

Guillermo Rosales destacó que las unidades de los microempresarios, en muchos de los casos, son obsoletas y contaminantes y cuyo costo de mantenimiento es muy alto por el consumo de gasolina, con muchos días que no pueden circular por ser contaminantes y eso afecta la competitividad del negocio.

“Este enfoque puede ser un factor de arranque y cae dentro de los parámetros del presidente Andrés Manuel López Obrador como materia de impulso para fortalecer el mercado interno, para que los microempresarios tengan mejores condiciones de trabajo”.

Aseguró que con este plan se reactivaría el mercado automotor y al mismo tiempo se daría un impulso para que los microempresarios eleven su productividad y así su competitividad.

La propuesta surge porque este día la industria automotriz confirmó la situación de “crisis” en la que está inmerso el mercado interno automotor, pues al cierre de 2019 registró una caída de 7.7% en la venta de vehículos nuevos respecto a 2018, con lo que liga 31 meses a la baja.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de enero a diciembre de 2019 se comercializaron un millón 317,727 unidades, esto es 7.7% menos en comparación con 2018. Mientras que, en el mes de diciembre, se vendieron 130,448 unidades, lo que representa una caída de 8.3% respecto a noviembre.

Rosales indicó que la expectativa para el mercado automotor en 2020 se ubica en terreno negativo, y podría ocurrir una caída cercana al 2.0% durante el año en el número de vehículos nuevos comercializados en México.

Los distribuidores de automotores estiman que en 2020 se estaría tocando fondo en esta fase negativa y se daría paso a un periodo de estabilidad, sin que ello represente una rápida recuperación de los niveles de demanda registrados entre los años 2014 a 2016, añadió el directivo.

 

Siguientes artículos

Zama
Incendio en plataforma de Pemex deja 3 trabajadores heridos
Por

Los empleados lesionados fueron trasladados a Ciudad del Carmen para su atención médica. Pemex aún desconoce la causa de...