Reuters.- Los republicanos se mostraron confiados el jueves en que el nominado por Donald Trump a la Corte Suprema de Estados Unidos, Brett Kavanaugh, obtendrá la confirmación del Senado después de que dos legisladores respondieron positivamente a un reporte del FBI sobre las acusaciones de conducta sexual indebida contra el juez.

El reporte, enviado por la Casa Blanca a la Comisión Judicial del Senado durante la noche, fue criticado por los demócratas como una operación de lavado de imagen y porque era demasiado limitado e ignoró a testigos clave.

Miles de manifestantes que se oponen a la designación de Kavanaugh protestaron frente a la Corte Suprema y entraron al edificio de oficinas del Senado, con letreros que decían “Crean a los sobrevivientes” y “Kava-no”. Cientos de manifestantes fueron arrestados, incluida la actriz Amy Schumer.

Los republicanos, sin embargo, avanzaron con sus planes para realizar una votación de procedimiento el viernes y una final el sábado para confirmar al juez conservador de una corte de apelaciones federal en un cargo vitalicio en el máximo tribunal del país.

La fecha complicaría al republicano Steve Daines, quien planea asistir el sábado al matrimonio de su hija en Montana, informó su despacho. Los republicanos tienen una mayoría de 51-49 en el Senado. Si Daines no vota, el partido necesitaría que todos sus legisladores apoyen a Kavanaugh para confirmarlo el sábado en caso de que todos los demócratas se opongan.

Ningún republicano ha dicho que votará contra Kavanaugh, aunque tres no han comprometido su apoyo.

Los comentarios de dos de ellos -Jeff Flake y Susan Collins- sugieren que el reporte del FBI, el más reciente giro en la batalla política por la confirmación de Kavanaugh, podría haber aliviado sus preocupaciones sobre su nominación. Flake, quien suele criticar a Trump, fue clave para lograr que el presidente ordenara la investigación del FBI el viernes pasado.

Trump, quien enfrentó acusaciones de conducta sexual inapropiada de parte de varias mujeres durante la campaña presidencial 2016, escribió en Twitter que el reporte del FBI muestra que las acusaciones contra Kavanaugh eran “totalmente no corroboradas”.

Collins dijo que la investigación del FBI parece detallada. Flake dijo que no vio información adicional que confirme las acusaciones contra Kavanaugh, aunque todavía estaba leyendo el texto. Otra republicana indecisa, la senadora Lisa Murkowski, no entregó su opinión sobre el reporte del FBI.

Si bien los comentarios de Flake y Collins fueron positivos, ninguno de ellos anunció explícitamente su apoyo a Kavanaugh.

Una senadora demócrata previamente indecisa, Heidi Heitkamp, dijo que votaría contra Kavanaugh, citando “preocupaciones sobre su conducta pasada” y preguntas sobre su “temperamento, honestidad e imparcialidad” después de su iracundo y desafiante testimonio ante la Comisión Judicial del Senado.

La senadora demócrata Dianne Feinstein destacó que el FBI no entrevistó a Kavanaugh ni a Christine Blasey Ford, una profesora universitaria de California que acusó al nominado a la Corte Suprema de agresión sexual en 1982.

“Parece un lavado de imagen”, dijo el senador demócrata Richard Blumenthal a periodistas, afirmando que el informe no debería dar un respaldo político a los republicanos para votar a favor de Kavanaugh porque “es descaradamente incompleto”.

La mayoría de los demócratas se opusieron a la nominación de Trump de Kavanaugh desde el principio. De ser confirmado, profundizaría el control conservador de la Corte Suprema.

Para más contexto: Kavanaugh y su acusadora mantienen sus posturas ante comité del Senado de EU

 

Siguientes artículos

La Cuarta Revolución Industrial llega a las aulas
Por

Universidades de AL hacen reingeniería de sus planes de estudios para ponerse al día y responder a un mercado laboral qu...