Preocupa el silencio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respecto al tema de la migración centroamericana en el sur de México, lo cual da indicios de debilidad institucional, afirmó Tania Reneaum Panszi, presidenta de Amnistía Internacional México.

Se espera un actuación más vocal y un pronunciamiento más definitivo por parte de la comisión, ya que tiene que ser un contrapeso a la administración federal, refirió, tras la reunión que sostuvieron varias organizaciones que defienden los derechos humanos de las personas migrantes con el Instituto Nacional de Migración (INM).

“Esperamos (que la CNDH) cumpliera su mandato, que estuviera en el terreno, que levantara quejas por oficio, porque tiene la capacidad. Que fuera mucho más vocal, que tuviera un pronunciamiento más definitivo sobre las violaciones a derechos humanos”, sostuvo en entrevista para Forbes México.

Amnistía Internacional hubiera esperado que la CNDH hubiera emitido un comunicado de prensa respecto al oficio general que dio el INM, el cual impedía la entrada del organizaciones civiles a los centros de migración en la zona sur de México, abundó Reneaum Panszi.

Lee también: La política migratoria de AMLO es xenófoba como la de Trump: Amnistía Internacional

Más de 200 organizaciones civiles en defensa de los derechos migrantes indicaron en conferencia de prensa el 31 de enero que al menos a 10 de ellas se les negó el acceso a estos centros migratorios, así como sobre las condiciones en que se encuentran dichos espacios de retención. Ante ello, el INM recibió a una comitiva de este conjunto de grupos en las instalaciones del Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El titular de la INM mostró disposición al diálogo con las organizaciones civiles, refirió la representante de Amnistía Internacional, pero pidió retomar el diálogo con la CNDH lo cual les preocupa por el papel silencioso que ha tenido en el tema.

Los acuerdos

El Instituto Nacional de Migración revocó el oficio que detenía el ingreso de las organizaciones civiles a los centros de migración, además de solicitar una relación de todos los grupos de derechos humanos que no tenían autorización para entrar a los centros migratorios y la habían pedido, confirmó Tania Reneaum Panszi.

Sin embargo, la comitiva civil le externó a la autoridad migratoria su preocupación sobre la ausencia de un protocolo de acción para la Guardia Nacional en la detención de personas migrantes, así como las implicaciones negativas en materia de derechos humanos el realizar retornos masivos de personas centroamericanas, explicó.

Otros resultados de esa reunión fue que el INM dará cumplimiento a los amparos resueltos a favor de las personas migrantes, además que buscará en compañía del Conapred conocer los protocolos de actuación en el tema migratorio de la Guardia Nacional, de acuerdo con un comunicado de prensa de la autoridad migratoria.

 

Se buscará que los migrantes cuenten con fácil acceso a servicios de representación jurídica, al igual que promover mesas de discusión para reformar la Ley de Migración en compañía del Conapred y la organizaciones de la sociedad civil, afirmó el INM.

Además de reuniones quincenales con las entidades involucradas, Migración buscará una junta con el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) para garantizar el interés superior de los niños y adolescentes migrantes, abundó.

La política pública

El gobierno federal debe trazar una política pública en materia de migración donde se hagan entrevistas adecuadas a las personas migrantes que ingresan al país para saber si son sujetos a asilo o refugio, así como facilitarles el ingreso a las mismas y que no haya regresos masivos, ya que se pueden vulnerar los derechos de las personas, definió Reneaum Panszi.

De igual manera se debe impulsar una programa gubernamental en favor de los niños y mujeres migrantes, sobre todo para salvaguardar la integridad de las mujeres y niñas que vienen en las caravanas, puesto que su suerte es diferente cuando se trata de procesos migratorios, refirió la presidenta de Amnistía Internacional.

Preocupa que la voluntad de diálogo del INM no se traduzca en políticas públicas nuevas, ya que la que México está llevando a cabo está bajo las presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, subrayó.

Te puede interesar: Caravanas migrantes: la encrucijada para el gobierno de AMLO

 

Siguientes artículos

coronavirus
Rusia confirma los dos primeros casos de coronavirus
Por

De acuerdo con la agencia rusa TASS, los dos ciudadanos chinos infectados se han aislado inmediatamente y se les ha “pro...