Parece que, por fin, estamos llegando al futuro. Los autos autónomos están a un paso de convertirse en una realidad, pero antes Google tiene que lidiar con algunos detalles que nos separan de hacer el sueño largamente acariciado de no mover un dedo mientras viajamos en coche.

 

Por Joann Muller

 

PUBLICIDAD

Hay algo inquietante en pasear en una autopista atestada con un tipo que habla con las manos. Pero Chris Urmson no luce perturbado en absoluto por quitar las manos del volante (o los pies de los pedales) mientras recorremos la carretera 101 de Silicon Valley, a 100 kilómetros por hora, así que trato de relajarme también.

Urmson es el líder del proyecto de coches autónomos de Google y me da una demostración de la tecnología que ha sacudido a toda la industria automotriz. El auto en el que viajamos es un Lexus RX450h blanco, equipado con un sensor láser de 65,000 dólares en el techo y otros dispositivos que incluyen sensores de radar en las fascias delantera y trasera, una cámara de alta definición que mira a través del parabrisas y otra orientada hacia los pasajeros —en total, cerca de 100,000 dólares en tecnología adicional—. Todo registra grandes cantidades de datos. El láser, por ejemplo, hace 1.5 millones de mediciones  por segundo.

En el panel de instrumentos, una gráfica muestra a cada uno de los autos a nuestro alrededor y su movimiento respecto de nosotros. Incluso registra a una motocicleta que zigzaguea entre los autos a pesar de que no se desplazaba en un carril delimitado. También envió un mensaje para hacernos saber que había un auto muy de cerca detrás de nosotros.

Urmson me explica que el “cerebro” de todo el sistema se encuentra en una computadora del tamaño de una laptop escondida en la parte trasera del vehículo, cuando repentinamente un coche invade en nuestro en carril cuando el conductor perdió control por intentar tomar su sombrero del asiento del pasajero. Nuestro Lexus redujo automáticamente la velocidad, a la espera de asegurarse de que el conductor distraído se había recuperado. Urmson seguía hablando y agitando los brazos. Miré hacia el volante, que se movía muy ligeramente para mantenerse dentro de las líneas del carril. Si no supiera qué ocurre, diría que un fantasma estaba conduciendo.

Unos minutos más tarde, un pesado camión se une lentamente al tráfico de la carretera, justo  a la cabeza de la fila de vehículos que seguimos. El tráfico se hace más lento de repente, y nuestro coche de Google pisa el freno también. Bajo la vista, esperando ver el pie de Urmson pisando con firmeza el freno, pero no, descansa en el suelo, como lo ha hecho desde que entramos en la autopista. Extraño.

Todo es muy normal, excepto por el hecho de que Urmson no conduce. “El desafío es que estamos poniendo estos autos en el camino, con humanos, por lo que necesitan para reaccionar como lo haría un ser humano”, me cuenta.

Habiendo enseñado recientemente a mi hija adolescente a conducir, puedo decir que es relativamente circular en línea recta en la carretera. La parte difícil es entrar y salir de la autopista. En efecto, ése es el momento en el que Urmson toma el volante. Pero la transición fue muy suave. Pulsó el botón “OFF” y se hizo cargo. “El objetivo es hacer que la tecnología desaparezca.”

Hasta ahora, Google ha registrado más de 800,000 kilómetros de conducción autónoma. Urmson explica que en estos momentos los ingenieros trabajan para perfeccionar la conducción en un solo carril, pero que con la programación correcta, el coche de Google podría ser utilizado bajo cualquier circunstancia.

Sin embargo, no es una tarea fácil. Incluso el mejor sistema GPS no es suficiente para pilotar un coche sin conductor. Antes de que el auto pueda conducirse por sí mismo, los ingenieros de Google deben recorrer la ruta ellos mismos para recopilar datos sobre el ambiente y luego añadirlo a sus muy detallados mapas de las carreteras y el terreno. (Por suerte, esto es algo en lo que Google es muy muy bueno.) Cuando llega el turno de conducir al vehículo autónomo, compara los datos que adquiere en el momento, a través de todos sus sensores y cámaras, con los datos previamente grabados. Eso le ayuda a diferenciar a un peatón de un poste de luz.

No obstante, hay limitaciones. Urmson dice que el coche autónomo no puede hacer frente a las fuertes lluvias y no puede conducir en carreteras cubiertas de nieve “porque el aspecto y la forma del mundo cambia. No puede determinar a dónde ir o qué hacer”. Y los ingenieros siguen trabajando en la forma de programar el coche para manejar “eventos raros”, como encontrarse con un vehículo parado sobre la cresta de una colina o la identificación de escombros, como una llanta en medio de la carretera.

Pero un momento emocionante para los ingenieros de Google llegó un día en que el coche autónomo se detuvo bruscamente en una calle de la ciudad cuando no había tráfico. Los ingenieros no sabían por qué, hasta que un peatón salió de entre dos coches estacionados. Los ingenieros no lo habían visto.

 

Siguientes artículos

Remesas mantienen octavo mes a la baja
Por

En febrero, el número de operaciones se redujo 7% respecto a diciembre de 2012.   Los ingresos por remesas familiar...