En la cuarta fila de la T Mobile Arena, miembros de la élite empresarial mexicana presenciaron una de las peleas más esperadas de 2017: el choque entre Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Julio César Chávez Junior (Jr).

Los empresarios mexicanos Carlos Slim Domit, Carlos Bremer y Miguel Alemán Magnani asistieron al cuadrilátero ubicado en Las Vegas, Nevada.

Miguel Alemán Magnani,
Carlos Slim Domit y Carlos Bremer; al centro, debajo de la cuerda blanca, Óscar de la Hoya.

La pasión del presidente de Grupo Carso por el deporte no es nueva. Ha sido senador de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y ha promovido múltiples eventos como la Fórmula 1 en nuestro país.

Lee también: ‘Canelo’ vence por unanimidad a Chávez y se lleva 5 mdd a casa

Bremer, presidente del Consejo de Administración de Value Grupo Financiero, también posee un largo historial deportivo. En junio de 2016 contó a Forbes México que traerá partidos de Beisbol de las Grandes Ligas.

El presidente ejecutivo de Interjet también es miembro del Comité Olímpico Mexicano, y patrocinador de la Selección Mexicana. Desde 2016, es administrador de la Plaza de Toros en la Ciudad de México.

Otros empresarios también fueron captados por las cámaras televisivas como Benjamín Salinas, cabeza de TV Azteca, quien fue portada de Forbes México en marzo de este año.

Pero el hombre de negocios con mejor lugar que el hijo del multimillonario más acaudalado de México fue Alberto Reyes, quien apareció en la tercera fila más cercana al ring.

Ambos pugilistas, que se enfrentaron en Las Vegas, han reiterado que la pelea va más allá del dinero, y se concentra en la rivalidad entre ambos deportistas desde hace 10 años.

 

Siguientes artículos

petróleo
Peso acompaña a la baja a los precios del petróleo
Por

El crecimiento sostenido de la producción de crudo en Estados Unidos hizo que los precios de las mezclas de otros países...