Por Nuria Marín Raventós

Soy sobreviviente de cáncer de seno. Comparto mi experiencia por tratarse de un tema de creciente importancia en la región y para el cual podemos tomar medidas personales y desarrollar políticas públicas que lo prevengan y faciliten su detección temprana y, con ello, reduzcan los niveles de mortalidad.

De acuerdo con datos de 2012 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo, con 14 millones de nuevos casos y 8.2 millones de muertes anuales, ocurriendo un 70% de éstas en África, Asia y en Centro y Sudamérica. Se prevé que el número de nuevos casos aumentará en un 70% en los próximos 20 años.

En las Américas, cada año se detectan 408,000 nuevos casos de cáncer de seno y, por su causa, murieron 92,000 mujeres en 2012. El problema es creciente en los países de ingresos medios y bajos, ante el aumento de la esperanza de vida, la urbanización y la adopción de modos de vida poco saludables.

PUBLICIDAD

En Centroamérica, la situación es aún más grave, pues, mientras en el mundo la incidencia de cáncer de mama aumenta y la mortalidad disminuye, en nuestra región las cifras continúan en paralelo… Un llamado urgente a la acción.

De acuerdo con Victoria Ross (Fundación Anna Ross), en Costa Rica, pese a contar con mejor infraestructura y recursos humanos, tenemos una relación incidencia-mortalidad similar a la de África. Según el Registro Nacional de Tumores, entre 2000 y 2014, los casos nuevos aumentaron en un 63%, y la mortalidad subió en un 43%.

Si bien los hombres no están exentos de este tipo de cáncer, su incidencia en ellos es mucho menor: por cada 100 mujeres detectadas, hay un hombre al que se le diagnostica. El desconocimiento y las barreras culturales operan contra esta población.

Factores como el índice de masa corporal elevado, la ingesta reducida de frutas y verduras, la falta de actividad física, el consumo de tabaco y de alcohol, son las causantes de un tercio de las muertes de cáncer, lo que se presenta como un reto y una oportunidad.

Reto, por la adopción de estilos de vida cada vez menos saludables; y oportunidad, porque la prevención mediante la concientización y la educación sobre la importancia de hábitos más saludables se presenta como la primera y más efectiva línea de acción.

Si la prevención no es suficiente, la detección temprana deber ser la segunda línea de acción. En mi caso, consciente de que pertenecía a un grupo de alto de riesgo, decidí tener buenos hábitos y ser rigurosa en los controles anuales, lo que permitió que mi diagnóstico ocurriera en una etapa temprana. Pese al impacto inicial, recibí las palabras mágicas: “es tratable y curable”.

Doy gracias a Dios por mi diagnóstico temprano, y fui afortunada por tener acceso a doctores y tratamientos de primera calidad.  Esto, sin embargo, no me libró de dos cirugías y de la quimioterapia, vivencias que quisiera evitar a mis lectores, mediante un llamado a la adopción de hábitos más saludables.

Si éstos fueran insuficientes, un diagnóstico temprano, aunque muy duro, se hace más liviano, pues, al detectar el cáncer en las primeras etapas, el nivel de probabilidad de supervivencia es más alto: en mi caso, entre 80% y 90%.

Por ello, invito también (a mujeres y hombres) a que adopten el autoexamen y sepan de la importancia del autoconocimiento de sus mamas. Ante cualquier señal de cambio, alerta o simple sospecha, dejen sus temores atrás y recurran inmediatamente al médico. Tampoco se debe fallar en la regularidad de los exámenes recomendados por sus médicos de acuerdo con la edad y el caso particular.

Por último, sugiero a los especialistas estudiar el “Consenso sobre prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer mamario”, generado con el apoyo del Colegio de Médicos de Costa Rica y nueve asociaciones de especialistas (mastología, oncología, radioterapia, patología, radiología e imágenes médicas, ultrasonido, ginecología oncológica, oncólogos médicos y especialistas en cirugía plástica, estética y reconstructiva). Les será de gran utilidad.

*Nuria Marín Raventós es empresaria y analista.

 

Contacto:

Twitter: @nuria_marinr

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

papa-francisco
Papa critica a EU por abandonar el Acuerdo de París
Por

Estados Unidos es el único país de 195 firmantes que se ha retirado del acuerdo, el cual busca reducir las emisiones a l...