La pandemia de Covid-19 llevó a la cadena Subway a cerrar definitivamente en México 40 establecimientos en el último año, mientras que un número similar permanece con las cortinas abajo temporalmente; sin embargo, espera a finales de este año que el tráfico en sus establecimientos regrese a niveles del 2019.

De acuerdo con el director general de la empresa, José Villareal, sus socios soportaron lo más que pudieron, mientras a que sus “artistas de sándwiches”, es decir, sus trabajadores, los buscaron reacomodar en otras unidades, pero no siempre fue posible, lo que representó la pérdida de aproximadamente 300 puestos de trabajo.

“Nos pegó la situación igual que a todo el medio de restaurantes, seguimos con alrededor de 40 restaurantes temporalmente cerrados y perdimos en el camino poco más de 40, principalmente en centros comerciales”, aseguró el directivo.

Lee: Alonso Ancira acordó pagar 216 mdd y no denunciar a exfuncionarios: Mauricio Flores

En este sentido, Villareal comentó que de los puntos de venta que bajaron momentáneamente sus cortinas, él quisiera que vuelvan a abrir todos o al menos la mitad no terminen cerrando como otros que el año pasado no soportaron la situación.

Asimismo, comentó que el año pasado las órdenes de sándwiches que recibió Subway en total crecieron 107% respecto al 2019, mientras que las ventas se incrementaron 128% gracias a que el ticket promedio aumentó, pero no fue suficiente el aumento en tráfico en pedidos a domicilio para compensar la pérdida en los restaurantes.

“Ya hemos visto a finales de febrero y principios de marzo como ya estamos alcanzando los niveles que teníamos en muchos lugares en 2019, lo cual es un buen signo, la expectativa es que pudiéramos cerrar este año habiendo alcanzado ese volumen”, afirmó.

Villarreal consideró que el delivery llegó para quedarse, por lo que también están apostando en estos proyectos de órdenes remotas y en otras ideas para que prácticamente llegue la gente y esté el sándwich hecho.

“El aumento en tráfico por el lado del servicio a domicilio no ha sido suficiente para compensar la pérdida que tuvimos en el restaurante. Sí ha ayudado y sabemos que llegó para quedarse, por eso estamos apostando en estos proyectos de órdenes remotas y en otras ideas que traemos que serán muy amigables y sin contacto”, comentó.

Sin embargo, el Covid-19 también frenó el plan de remodelación restaurantes de la compañía a su concepto Fresh Forward, anunciado en 2018 y con un plazo de tres años, y sólo 42 sucursales han cambiado de imagen, cuentan con menú digital y una distribución diferente en las tiendas, además de wifi.

“Seguimos con el plan de poder hacerlo, en lo que sí trabajamos muy duro fue en flexibilizar los elementos que componen esa remodelación y buscar insumos y proveedores locales, de manera que algunas cosas que teníamos que estar importando para completar esa imagen la pudiéramos hacer aquí, bajo los mismos estándares”, refirió Villareal.

Suscríbete a Forbes México