Fernando Alba confía en que para el próximo año los mexicanos van a comprar más televisores. Se acerca el mundial de Rusia, dice, y con esto llegará una gran oportunidad para que TCL, el tercer fabricante global de pantallas de TVs, consolide su entrada al mercado mexicano.

Pero para que esto suceda, Alba, director general de la marca en México, comenzó a trabajar desde hace unos meses con la apertura de sus oficinas en el país. Y no solo eso, Alba trae bajo la manga todo un plan de apertura para consolidar una participación en el mercado mexicano de entre 3% y 4% para 2017.

“El siguiente año va a ser consolidación en México y con consolidación me refiero a tener presencia ya en todos los canales de distribución, no en todos los retailers, pero sí en todos los canales en autoservicios y en comercios”, revela el ejecutivo a Forbes México.

Lee también: TCL quiere competir en el mercado mexicano de pantallas de TV

PUBLICIDAD

Esta empresa tiene 35 años de historia. Surgió en China como una pequeña compañía de radios y transistores y poco a poco fue evolucionando en sus ventas, primero en pequeñas poblaciones en China para después abarcar mayores regiones. En México, la compañía cuenta con una planta ubicada en Tijuana que tiene una capacidad instalada de dos millones de televisiones, desde la que atenderá mercados como México, Estados Unidos y Centroamérica.

Sin embargo, el parteaguas que cambió la historia de TCL fue la adquisición en su momento de dos grandes empresas: RCA Thompson y Alcatel, las cuales reforzaron su core business para la comercialización de televisores.

“De ahí empezamos a fabricar más televisores, empezamos a expandirnos a otros países, Llegamos a Europa y Asia y todo comenzó a funcionar correctamente, es entonces que la compañía empieza a crecer y a desarrollar otras líneas de negocio”, dice.

La empresa está conformada por grandes áreas de negocio: Una en donde está TCL Multimedia, que específicamente es la subsidiaria que desde mayo se abrió en México y que se dedica a la venta de televisores, y la otra es su división de comunicaciones Alcatel y de BlackBerry y una división de aires acondicionados industriales.

“Algo que para el negocio de las televisiones es clave es que también tenemos negocio de producción de paneles y eso cobra sentido porque somos una de las tres marcas que tenemos esa división y además producimos componentes de chipsets, de sistemas, y al final ensamblamos la televisión, es toda una integración vertical”, señala Alba.

A pesar de ser el tercer fabricante a nivel mundial de televisores y de producir unos 30 millones de paneles al año, en México la marca es poco conocida, sin embargo este reto lo enfrenta el directivo con un reducido equipo de apenas seis personas.

– ¿Cómo empezar una empresa de la nada, cómo introducirla en el mercado mexicano?

Hoy lo que está sucediendo a solo unos meses de la llegada de TCL a México, es que el equipo ya está conformado en sus cabezas, por ejemplo, ya tenemos a la persona que lleva Producto y Marketing, entonces esta persona ya se encarga de todo lo relacionado a ver qué productos vamos a traer a México, a quién se lo vamos a vender, qué precio es el que vamos a poner, es responsable de ver costos y demás y el tema de marketing de cómo vamos a dar a conocer la marca, vamos a entrar a ciertos puntos de venta y se requieren ciertas características.

Ya tenemos a la persona que se encarga de logística y de operaciones, que es el que administra todo el tránsito de la mercancía de la fábrica para acá y los inventarios. Ya tenemos una persona de control presupuestal que se encarga de ver todo el tema de las órdenes de compra a las fábricas en México y a las fábricas en varias parte del mundo para los insumos, porque obviamente aquí armamos las televisiones pero tenemos más de 22 fábricas de TCL a nivel mundial y todas ellas surten ciertos componentes.

De lo que más orgulloso estoy es del equipo que estamos formando. He tenido oportunidad de crear equipos pero nunca de crear un equipo en ceros literalmente. Normalmente llegas y ya hay algo formado o semi formado. Pero gracias a Alcatel que están sólidos en México, lo que decidimos hacer es apoyarnos en ellos y en la infraestructura que ellos tienen para nacer y poco a poco hacer la transición a nuestro equipo.

– Empezar de ceros aquí en México, ¿es una ventaja o desventaja para enfrentar a rivales legendarios como LG o Samsung?

Primero necesitamos que el equipo domine sus tareas, que la hagan con pasión y con amor y de ahí todo va a salir bien, porque el producto es super competitivo.

En Estados Unidos llevamos 5 años y somos la marca con mayor crecimiento en ese periodo. Prácticamente ya estamos en todos los retailers de ese país, ganamos premios a los mejores productos, la calidad habla por sí sola, por ese lado no me preocupo, que se encarguen China y los 23 centros de investigación y desarrollo que tienen en todo el mundo para desarrollar estos productos.

Parte de mi trabajo es entender el mercado mexicano y que si le voy a vender a walmart.com o Amazon, qué tipo de productos requiero poner en esos pisos de venta de e-commerce para que se venda bien. Es tal la confianza en el producto que no me preocupa ese lado.

“…No vamos a poner nuestra marca en un equipo, ni nada de esas grandes inversiones, estamos invirtiendo mejor en tener procesos sólidos…”

Precios. ¿Qué tan complicado es hablar de caro o barato en México?

Algo que queremos hacer es un poco reinventar la ecuación de valor. Estamos trayendo productos con gran diseño, pero sobre todo con gran tecnología, con una gran calidad a un precio muy interesante y atractivo para el consumidor.

No quiero decir barato porque barato sería una ofensa a todo lo que hemos invertido en investigación y desarrollo para poder tener unos procesos de producción sumamente eficientes y poder hacer que una super Ultra High Definition de 49 pulgadas te cueste 9,999 pesos o una de 55 pulgadas de cueste 12,499 pesos, porque somos muy eficientes en la integración vertical, en la  producción del panel, sin sacrificar calidad.

No estamos hablando tanto del costo del televisor o del precio, sino de esas ventajas que te da el televisor y cuando tú comparas los precios con “los vecinos” pues puede ser. El tema aquí es el desconocimiento de la marca.

Afortunadamente TCL ya tiene presencia en más de 80 países, este año estamos entrando a México, Brasil, India, Japón y Rusia, los países clave para lanzar este año a nivel subsidiaria. Yo creo que el hecho de que la marca vaya muy bien empieza a generar un efecto positivo hacia nosotros.

 

Siguientes artículos

Conoce la terminal de 4,000 mdd de Delta en el aeropuerto de NY
Por

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York y Ed Bastian, CEO de Delta anunciaron la construcción de estas nuevas instalacion...