Fue un día de pocas sorpresas en Cupertino, California. En el auditorio Steve Jobs de la nueva sede de Apple, Tim Cook presentó la nueva generación de dispositivos de la compañía confirmando lo que las filtraciones habían adelantado desde hace semanas:

  • iPhone 8 con el mismo diseño que el 7
  • iPhone 10 con pantalla de borde a borde y reconocimiento facial
  • Apple Watch Series 3 con conectividad LTE
  • Apple TV capaz de reproducir contenido 4K en HDR

De todos ellos, el iPhone X fue la estrella.

En el primer acto público celebrado en el auditorio que lleva el nombre del cofundador de Apple, Tim Cook y compañía revelaron el nuevo flagship de la compañía, un teléfono con pantalla Súper OLED de borde a borde —denominada Super Retina Display—, reconocimiento facial, cámara dual, carga inalámbrica, capacidades de Realidad Aumentada y un precio base de 999 dólares.

El mayor cambio de look entre el iPhone X y las generaciones pasadas se dio al frente, con una pantalla prácticamente sin bisel y la desaparición del botón de “Home”. Este nuevo teléfono usará tecnología de reconocimiento facial, que Apple denomina Face ID, para desbloquear el sistema. El sistema detrás de esta nueva función se llama True Depth camera, que combina los sensores de luz ambiental e infrarrojo y la cámara frontal para crear un modelo matemático del rostro del usuario.

PUBLICIDAD

Lee también: Liveblog: Sigue minuto a minuto la presentación del nuevo iPhone

Phil Schiller, VP de Mkt de Apple, explicó que la cámara lanza 30,000 puntos invisibles de luz infrarroja que mapean el rostro y el software incluye un motor de análisis capaz de procesar 600,000 millones de operaciones por segundo. “Además, una red neural que fue educada por los ingenieros de Apple para asegurarnos de que sólo tú seas capaz de desbloquear tu iPhone, no una foto tuya, y que requiere tu atención, no se desbloquea si tienes los ojos cerrados o no miras directamente a la pantalla”.

Schiller añadió que la posibilidad de que alguien tome tu teléfono y pueda desbloquearlo con su huella digital son de 1 en 50,000 y con Face ID es de 1 en 1 millón.

Por dentro, el X tiene además un sistema de recarga inalámbrica compatible con el estándar internacional Qi, del que ya existe una amplia oferta en el mercado.

La cámara dual, incluida por primera vez en el iPhone 7, incluía una versión Beta del modo Retrato, que permitía añadir un efecto de bokeh a las fotografías. La cámara principal del iPhone X también tiene una nueva función denominada Portrait Lightning, la que permite añadir efectos artísticos a las imágenes capturadas tanto con la cámara principal como con la frontal —los sensores de reconocimiento facial lo permiten—.

En el corazón del X hay un nuevo procesador llamado A11 Bionic, que Apple dice es 70% más rápido que el A10 encontrado en el iPhone 7, y el que sustenta las capacidades de procesamiento de datos y gráficos —apoyados con un procesador dedicado diseñado por la compañía—.

Eso adquiere una mayor relevancia porque Apple está dando un mayor empuje a su apuesta por la Realidad Aumentada, a través del X y de su AR Kit, que permite a terceros desarrollar aplicaciones para sus nuevos teléfonos.

Nada de lo antes dicho será barato. Como se adelantó, el precio base del iPhone X será de 999 dólares cuando comience a venderse el 3 de noviembre. Ese mismo día llegará a México a 23,499 pesos por la versión de 64 GB, y de 26,999 pesos por la de 265 GB.

 

Siguientes artículos

instagram
Instagram Stories da más opciones para la publicidad
Por

La red social de fotos y videos anunció una serie de mejoras que ayudarán a las marcas a que sus anuncios sean más efect...