Por Anderson Ramires* y Javier Hernández**

El avance tecnológico ha dado un vuelco a las áreas Financiera y Fiscal de las empresas, dotándolas de herramientas que les permiten tomar decisiones estratégicas que contribuyen de manera activa a agregar valor al negocio. 

Hoy en día, la adopción de dichas herramientas no es una opción, sino un deber, pues la transformación digital es un proceso que está revolucionando la forma de hacer negocios a nivel global, cambiando la forma de competir en los distintos sectores.

De acuerdo con los resultados de nuestro Digital IQ, el CFO es el principal socio del CEO en la estrategia de transformación digital. Es fundamental que el Director de Finanzas tenga una comprensión amplia de las tecnologías emergentes y su potencial al interior de la empresa, pues al ser el responsable de las inversiones tiene un papel protagónico en el proceso.

El CFO también debe conocer a detalle las actividades que realizan cada uno de los elementos del equipo para identificar los cambios a ejecutar, además de promover un cambio cultural sobre el uso de la tecnología, pues no hay peor enemigo que el temor que la gente puede desarrollar con respecto a esta.

Te recomendamos: La transformación digital, básica en e-commerce

Impuestos, el futuro del Data Analytics 

Toda la información de valor que el equipo de Impuestos produce permitirá tomar mejores decisiones a otras áreas también muy relevantes dentro de la empresa. Así, por ejemplo, se pueden determinar las zonas en donde se generan mayores ventas, en qué comunidades, en qué rutas y con qué productos. Es decir, se trata de hacer Data Analytics para alcanzar un siguiente nivel: la inteligencia de negocios, que permite tomar decisiones más informadas y, por ende, mejores.

Sin embargo, el proceso de transformación pone de frente un gran reto: el talento. Por ello, para que el tránsito sea exitoso, se requiere fomentar un cambio de mentalidad que motive a los equipos de Finanzas e Impuestos a convertirse no solo en colaboradores, sino en business partners

La capacitación juega un papel clave en esta fase, ya que para que la gente tenga los conocimientos necesarios para enfrentar una nueva era en la vida de la organización será necesario impulsar el aprendizaje de temas referentes a tecnología, administración de negocios e incluso, soft skills para comunicarse mejor con otras áreas de la empresa. Lo más importante es aclarar que el empleo de los colaboradores de las áreas de Finanzas e Impuestos no corre peligro con la transformación digital, pues esto podría representar un obstáculo en la asimilación de tecnologías emergentes.

De hecho, un paso esencial es remarcar los beneficios que la automatización de actividades rutinarias ofrece, además de facilitar el cumplimiento regulatorio. Por ejemplo, nuestra evaluación Finance Effectiveness Benchmark 2019 destaca que podría eliminarse de 30 a 40% del tiempo que toman diversos procesos financieros clave por medio de la automatización.  

Es un hecho que el desarrollo tecnológico no tiene freno en prácticamente ningún aspecto de la vida. Hoy, muchos no concebimos salir a la calle sin teléfono celular. Lo mismo pasa con las empresas. Las compañías del presente, que aspiren a tener futuro, necesitan aplicar tecnología en prácticamente todas sus áreas para evolucionar y estar mejor preparadas. El que vaya más adelante será más productivo, competitivo y saldrá con los mejores productos al mercado.   

  

Contacto:

Anderson LinkedIn: Anderson Ramires

Javier LinkedIn: Javier Hernández Garnica

 

*Anderson Ramires es Socio Líder de TMT & Digital Services, PwC México.

**Javier Hernández es Socio de Tax Reporting & Strategy en PwC México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: 4 tendencias de Transformación Digital y Marketing que te ayudarán a ser más competitivo

 

Siguientes artículos

¿Por qué no existe un costo fijo de boletos de avión?
Por

Algunas de las razones y parámetros en los que se basa la venta de boletos de avión.