Las compañías de petróleo y gas en Texas estaban reiniciando sus operaciones el martes después de que el huracán Beryl azotara el estado con vientos de 129 km/h, incluso cuando algunas instalaciones sufrieron daños y el suministro eléctrico no se había restablecido por completo.

Beryl tocó tierra el lunes por la mañana cerca de la ciudad costera de Matagorda. Las empresas energéticas suspendieron sus operaciones antes de su llegada y los principales puertos y canales de navegación de Texas también cerraron. Sin embargo, se espera que su impacto en la producción de petróleo y gas sea menor.

El martes, algunos puertos habían reabierto sus puertas y la mayoría de los productores e instalaciones estaban aumentando la producción después de reducir preventivamente el procesamiento. Algunos se vieron limitados por la lenta restauración del suministro eléctrico a hogares, empresas y clientes industriales.

Aproximadamente 2.28 millones de clientes permanecieron sin electricidad en Texas y 30,000 más en Luisiana y Arkansas a primera hora del martes, según PowerOutage.us, incluidos unos 1.78 millones atendidos por el proveedor CenterPoint Energy.

La cifra fue más del doble de la cantidad de clientes que se quedaron sin electricidad en mayo cuando un fenómeno meteorológico que trajo fuertes vientos azotó Houston. Se tardó más de una semana en resolver esos cortes en algunos barrios de la ciudad.

CenterPoint dijo el lunes que espera tener 1 millón de clientes afectados restablecidos el servicio para el final del miércoles.

Se esperaba que Houston fuera un día soleado con temperaturas que superaran los 32.2 °C, lo que generó preocupación debido a que los cortes de energía dejaron sin aire acondicionado. El índice de calor en el sureste de Texas podría alcanzar los 41.5 °C, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Beryl perdió fuerza rápidamente al tocar tierra y el martes por la mañana se había degradado a ciclón postropical, según informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Advirtió que el martes seguían siendo posibles inundaciones repentinas y riesgo de tornados desde el centro del Mississippi hasta el valle inferior del Ohio.

Texas es el mayor estado productor de petróleo y gas de Estados Unidos, ya que representa alrededor del 40% de la producción de petróleo y el 20% de la de gas, y también es un importante centro de transporte y refinación. Cualquier interrupción relacionada con el clima podría tener un impacto en los niveles de producción de crudo y combustible, así como en las importaciones y exportaciones.

“Aunque hasta el momento el huracán no ha provocado interrupciones severas en la producción y refinación de petróleo de Estados Unidos, varios puertos petroleros permanecen cerrados mientras que grandes cortes de energía pueden afectar la demanda de petróleo”, dijo Goldman Sachs en una nota.

Las inundaciones en las regiones urbanas estaban disminuyendo a medida que el agua retrocedía rápidamente después de las severas lluvias de Beryl, que superaron las 11 pulgadas en algunas áreas al sur de Houston.

Te puede interesar: Mientras Nike está en apuros, Adidas se beneficia con siluetas clásicas ‘revisitadas’

Tras el paso de Beryl, compañías petroleras en Texas reanudan operaciones

La mayoría de las refinerías de Houston y Texas City están diseñadas para mantener sus operaciones incluso en medio de fuertes lluvias, pero algunas de esas instalaciones, puertos y otras infraestructuras energéticas pueden desarrollar problemas debido a interrupciones sostenidas del suministro eléctrico, dijeron los expertos.

La empresa Corporación Marathon Petroleum se preparaba el lunes para reiniciar varias unidades en su refinería de petróleo de la bahía de Galveston, de 631,000 bpd, en Texas City, según dijeron las fuentes. La planta estaba esperando energía para reiniciar las operaciones, dijo la compañía en una presentación ante las autoridades estatales.

La refinería Sweeny de 265,000 bpd en Texas volvió a sus operaciones normales después de una perturbación causada el lunes por Beryl.

Citgo Petroleum redujo temporalmente la producción durante el fin de semana en su planta de Corpus Christi de 165,000 bpd.

Los puertos desde Point Comfort hasta Houston, incluidos Freeport, Galveston y Texas City, sufrieron daños de diversas formas junto con retrasos operativos sustanciales, escribió una agencia naviera en una nota a sus clientes.

El puerto de Corpus Christi reabrió la navegación de barcos el lunes y el puerto de Freeport reabrió el martes. Sin embargo, el puerto de Houston dijo que sus terminales permanecerían cerradas el martes después de realizar una evaluación preliminar de las instalaciones y los sistemas.

Si bien algunos barcos pueden comenzar a moverse hacia el puerto de Houston el martes por la tarde, los movimientos de barcos de gran calado probablemente no comenzarán hasta el miércoles después de la reapertura segura de sus diversos canales, escribió la agencia naviera.

Formosa Plastics dijo el lunes que había cerrado temporalmente las operaciones en su planta de Point Comfort.

Shell, Chevron y BP comenzaron a redistribuir al personal evacuado de sus plataformas en el Golfo de México.

Freeport LNG, la tercera instalación de gas natural licuado más grande de EU no ha proporcionado una actualización operativa desde que dijo que redujo la producción el domingo.

Con información de Reuters.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Fed-inflación-tipos-interés
Economía de EU ‘ya no está sobrecalentada’ por la inflación, señala Powell ante congresistas
Por

En sus comentarios, el presidente de la FED, Jerome Powell dijo a los senadores que la inflación ha estado mejorando en...