El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la aplicación de aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio.

En una ceremonia en la Casa Blanca, el mandatario confirmó que México y Canadá quedarán exentos de la medida mientras siga la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En su discurso, Trump aseguró que será flexible para cambiar los porcentajes de los aranceles a los aliados de Estados Unidos y a los que traten al país “con justicia al comerciar”, un gesto que pone presión sobre la actualización del TLCAN, proceso que parece haberse estancado.

Lee también: Aranceles de EU no tendrán relación ni presionarán TLCAN: Guajardo

PUBLICIDAD

El presidente anunció los detalles del plan tras una reunión informativa con funcionarios de su gobierno, entre ellos el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el representante comercial del país, Robert Lighthizer, quien está al frente de la renegociación del acuerdo trilateral norteamericano.

Al explicar las prácticas comerciales en los mercados del acero y aluminio, Trump lo describió como “un asalto a nuestro país”y dijo que lo mejor sería que las empresas se mudaran a Estados Unidos.

El mandatario insistió en que la producción local era necesaria por razones de seguridad nacional.

“Si no quieren pagar impuestos, traigan su planta a Estados Unidos”, dijo.

Desde que anunció su intención de gravar las importaciones de acero y aluminio, la Unión Europea, China y otros países, además de organismos como el Fondo Monetario Internacional, han advertido que el mandatario iniciaría una guerra comercial.

Con información de Reuters

No te pierdas: Trump debe tener en cuenta que EU ya perdió una guerra comercial… contra México

 

Siguientes artículos

Así viviremos en 2030: en departamentos y permanentemente conectados
Por

La rápida globalización del acceso a Internet está digitalizando los hogares a un ritmo sin precedentes, dice un estudio...