Tras el hackeo a los bancos, las transferencias electrónicas continúan tardando más de lo acostumbrado, por lo que este martes de quincena, tu sueldo puede caer en tu cuenta un poco más tarde.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez, ningún cliente hasta el momento ni en el futuro quedará afectado por el caso de hackeo de los sistemas de acceso al SPEI de algunos bancos de México.

En entrevista con Radio Fórmula, Martínez explicó que las instituciones financieras están operando mediante un sistema alternativo al SPEI, que aunque es “muy seguro, es más lento”.

Por esto, los cuentahabientes podrán ver un retraso en la recepción de sus depósitos. Si bien no especificó el tiempo de la demora, sí afirmó que variaría de banco a banco, y de caso a caso.

PUBLICIDAD

Al detallar cómo fue el robo a los bancos, el presidente de la ABM indicó que los hackers no vulneraron ninguna cuenta personal.

“Los defraudadores no usan cuentas de clientes, sino cuentas falsas que ellos abrieron”, explicó. “Encuentran una vulnerabilidad en el sistema de un banco que usa el SPEI y duplican las instrucciones de envío a otro banco. Una (orden de transacción) va al cliente y la otra a la cuenta que abren ellos y desde donde retiran los fondos, por eso no afecta a los clientes”, añadió.

No te pierdas: Esto es lo que se sabe del robo millonario tras el hackeo a los bancos

Marcos Martínez no pudo cuantificar el monto total defraudado porque una parte de las transacciones se ha podido recuperar y las otras se bloquearon.

Tampoco pudo confirmar quiénes fueron los afectados de entre los 52 bancos que forman parte de la ABM. Según Martínez, son las entidades con sucursales a las cuales los ciberdelincuentes manipularon su sistema de acceso al SPEI o bien en las que crearon cuentas falsas para recibir el dinero defraudado.

Asimismo, también aseguró que la debilidad no está en el SPEI, sino en el sistema o software que los bancos desarrollaron o adquirieron en el mercado para efectuar pagos electrónicos mediante este sistema del banco central.

Puesto que la vulnerabilidad del sistema está en las cuentas falsas que se crearon en los bancos hackeados, desde este lunes los clientes que hayan recibido transferencias de otro banco sólo podrán retirar hasta 50,000 pesos en efectivo o cheques de caja. El resto, podrá hacerse a partir del día siguiente.

El objetivo de esta restricción es dar un plazo de 24 horas para verificar las cuentas de destino. Sin embargo, esta medida no afecta al monto total transferido, es decir, los capitales que se muevan entre entidades bancarias se depositarán de inmediato sin restricción alguna.

El SPEI comenzó a operar en agosto de 2004 para que funcionara como puente para que los bancos operaran entre ellos. Lo instituyó el banco central y reemplazó al Sistema de Pagos Electrónicos de Uso Ampliado (SPEUA), que dejó de funcionar en agosto de 2005. Desde entonces se ha vuelto una pieza fundamental de la economía mexicana.

Lee también: ¿Cómo funciona el SPEI? Su creador lo explica

El pasado 30 de abril, clientes de distintos bancos, como Banorte, reportaron fallas en las transferencias realizadas por este sistema.

Este lunes se confirmó que se trataba de un caso de hackeo, en el que los ciberdelincuentes realizaban órdenes de transferencia fantasmas que se depositaban en cuentas falsas y que luego retiraban en efectivo de inmediato en las sucursales de los bancos defraudados.

El Banxico siempre defendió el buen funcionamiento del SPEI y apuntó a la fragilidad de los softwares desarrollados por las instituciones financieras o adquiridos a proveedores externos para conectarse al sistema de pagos electrónicos.

 

Siguientes artículos

espionaje-hackers
Esto es lo que se sabe del robo millonario tras el hackeo a los bancos
Por

Transferencias lentas y límites a los retiros en efectivo tras un depósito son las consecuencias que se viven tras el ci...