México es el décimo destino turístico más importante del mundo y hoy, este sector debe seguir siendo un eje estratégico para nuestro desarrollo económico por su contribución a la generación de empleo, atracción de divisas y al desarrollo regional.

Lo mexicano se ha construido a partir del sincretismo cultural que hemos heredado y cuya memoria vemos plasmada en la arquitectura de nuestros pueblos mágicos, el encanto del mosaico cultural y la amplia diversidad de hermosos escenarios.

El valor económico y cultural del turismo para México merece la consolidación de una política de Estado que permita también de manera permanente el cuidado, preservación y restauración de bienes muebles e inmuebles al interior de nuestro país, considerando las eventualidades geológicas, climatológicas y de desarrollo sustentable.

La polémica desaparición de Proméxico generó amplia incertidumbre entre los sectores especializados por dejar en la incertidumbre la operación de las actividades de promoción turística del país en el exterior, entre otras.

Sin embargo, la reciente firma del Convenio de Colaboración entre la Cancillería y Sectur promete un panorama de vinculación para la gestión y la administración turística desde la red de Embajadas y Consulados de México.

Lee también: Especialistas de ProMéxico ahora trabajarán en las embajadas

Con un nuevo esquema de trabajo diplomático, los miembros del Servicio Exterior Mexicano (SEM) serán los responsables de mantener, abrir y desarrollar el mercado turístico para la promoción y la atracción de proyectos de inversión hacia el sector.

Si bien la idea es ampliar la red de especialización del SEM, la transversalidad que detona la vinculación entre ambas Secretarías deberá ejecutarse con gran pulcritud para que la ausencia del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) no merme el dinamismo turístico consolidado en los últimos 10 años.

Este proceso de promoción turística multidisciplinario lleva implícitos dos retos, por un lado que la capacitación en línea (mediante cursos a distancia) logre sensibilizar y especializar de manera importante y expedita al personal de Relaciones Exteriores ahora a cargo de la gestión y promoción turística; y por el otro, hay que considerar que al menos en los Estados Unidos, la red consular experimenta cambios y enroques importantes que se llevarán acabo de manera paralela.

Apostarle a la promoción turística a través de este Convenio es ambicioso, pero de una buena orquestación e implementación del mismo podría resultar una nueva etapa de crecimiento turístico con un impacto social interesante.

La clave estará en la buena coordinación entre los tres órdenes de gobierno, organismos internacionales y el sector privado para que esta nueva faceta de las relaciones exteriores de México, mantengan el prestigio y la dinámica del turismo nacional.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Donald-Trump
Trump amenaza a México con multa por tráfico de drogas
Por

El presidente de Estados Unidos dijo que México debe continuar deteniendo a los migrantes sudamericanos.