Las deudas te llegan al cuello, no sabes qué hacer y aparece un anuncio de préstamos mientras navegas por internet. Si estás en medio de una catástrofe de pagos atrasados, consolidar tus deudas es una forma de remediar la situación, pero hay que saber hacerlo.

Consolidar deudas, en pocas palabras, es reunirlas a todas en una misma. Existen distintas formas para hacerlo. La primera que le viene a la mente a muchos es pedir un préstamo grande para pagar de una vez a todos los acreedores, al mismo tiempo. Es un proceso sencillo si te aprueban el préstamo, pero quizá no es la mejor opción.

¿Por qué? Al pedir el préstamo debes una gran cantidad de dinero a una sola institución y la dinámica de pagos cambiará, no siempre a tu favor, te explico.

Una de las razones para consolidar deudas es tener una idea clara de cuánto se debe. Si tienes un crédito automotriz en que debes 30 mil pesos, la tarjeta de crédito con una deuda de 20 mil y un préstamo personal por otros 20 mil es fácil confundirse y no saber cómo distribuir los pagos. Al pedir un préstamo de emergencia, deberás 70 mil pesos en una misma cuenta, pero tendrás nuevas condiciones de pago.

Esto incluye el plazo para cubrir el total y la tasa de interés que pagarás. Comúnmente al aprobar un préstamo para consolidar deudas te ofrecen promociones con intereses bajos, pero con caducidad, es decir, la promoción no se sostiene hasta que termines de pagar, sino que está vigentes por un tiempo limitado.

Antes de firmar cualquier contrato revisa las condiciones del crédito. Si te dan una tasa de interés menor a la que pagabas en tus otras deudas, verifica el tiempo que seguirá vigente. Si pides 100 mil pesos a 4 años y la tasa de interés promocional solo dura uno, el tiempo restante tu deuda volverá a crecer y posiblemente a un ritmo más rápido.

Si piensas que adelantar pagos te librará de pagar más, ten cuidado, pues en muchos casos los pagos por adelantado reciben una penalización, por no cumplir las condiciones del préstamo.

Por otro lado, generalmente al pedir un préstamo o crédito se exige contratar un seguro, que significa un pago extra, además del crédito.

Además, toma en cuenta todos los eventos que generan comisión: apertura, cargos por aprobación, investigación de historial crediticio u otros. Como en todo producto de este tipo, si te atrasas en los pagos, además de los intereses se te podría agregar una comisión por atraso.

Pedir crédito para consolidar deudas es una alternativa sencilla en el procedimiento, pero en más de una ocasión genera complicaciones. No todas las instituciones que los otorgan trabajan igual. Si estás considerando esta posibilidad lo mejor es que compares varias de ellas y decidas si alguna se adapta a tus posibilidades.

Si realmente mejora tus condiciones de pago, tómala. Pero si al final pagarás comisiones extra, seguros o los intereses subirán en poco tiempo, lo mejor es que busques una negociación con quienes ya tienes una deuda para buscar una solución más adecuada para todas las partes.

 

Contacto:

Twitter: @Coru_mx

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: Coru

Blog: Coru.com/blog

Página web: Coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México
El negar la realidad económica no la transforma
Por

Los organismos advierten de nuevos reajustes en los ritmos de crecimiento de la economía mexicana. AMLO se indigna con l...